Cafeteros llegan a su Congreso con la producción más baja en 33 años

Del 2 al 4 de diciembre se reúne la cúpula del gremio en Bogotá. El nuevo gerente de la Federación tiene la ambiciosa meta de cosechar 17 millones de sacos en el 2014, sería máximo histórico.

POR:
noviembre 29 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-11-29

Con la más baja producción de los últimos 33 años y perdiendo dinero, pues en momentos en que los precios del grano registraron máximos históricos no hubo mucho para vender, pasado mañana arranca en Bogotá el Congreso Nacional de Cafeteros número 73, el máximo organismo decisorio del gremio de productores.

Los cultivadores tampoco pudieron aprovechar el mayor precio del dólar en la primera parte del año, por lo que se perdió la oportunidad de haber generado altos ingresos por las exportaciones de café colombiano.

Es más, resultó tan marcada la escasez, que para mayo pasado las primas pagadas por el café colombiano fueron las más altas registradas, hasta 77 centavos de dólar por libra.

Y es que durante lo corrido del año las proyecciones han bajado en 3,2 millones de sacos de café.

Según las cuentas de la misma Federación, la producción del año corrido 2009, es de ocho millones de sacos de 60 kilos. La cifra ha descendido de 11,5 de sacos en enero de este año a los 8 millones, comenzando noviembre.

En el 2008, la cifra totalizó 11,1 millones de sacos, mientras que en el 2007 fue de 11,3 millones.

De seguir adelante con los planes institucionales de alcanzar una meta de 17 millones de sacos en el 2014, deberá duplicarse la producción actual.

Así las cosas, las explicaciones de Luis Genaro Muñoz a los delegados del Congreso Cafetero serán de lo que pasó y de cómo se recuperará la economía cafetera del país.

Cutivadores, culpables en parte

Durante el pasado congreso de los exportadores de café agremiados en Asoexport, Muñoz explicó que la merma en la producción y, por ende, de las exportaciones, se debió al invierno que se registró en el 2008, a los planes de renovación de cafetales y a los escasos índices de fertilización de los cultivos.

Del primero, nadie tiene la culpa; en cuanto al segundo, era un plan ya fijado con anterioridad, que comenzó en el 2006 y que al cierre de este año sumará 241.000 hectáreas renovadas, es decir, el 25 por ciento del área sembrada.

Para el 2010 el programa de renovación comenzará a dar sus frutos, cuando no menos de 100.000 hectáreas renovadas entren en plena producción.

En cuanto al tercero, sí es culpa de los mismos productores del grano, pues el gremio se quejó durante el año de los escasos índices de fertilización, debido a los altos precios de estos insumos en el mercado mundial, lo que desincentivó su demanda.

Para que esto no se repita, el pasado jueves el Gobierno nacional aprobó un paquete de medidas por 100.000 millones de pesos, de los cuales 20.000 millones son para el programa Fertifuturo.

El dinero lo entregará la Federación en descuentos hasta del 50 por ciento en la compra del insumo a quienes tengan sus cafetos con altos niveles de infestación de la roya y del 20 por ciento para incrementar la productividad.

Un cuarto elemento de la caída de la producción, explicó un extensionista, se atribuyó a que las dos cosechas de 2007 y de 2008 fueron de altos volúmenes y que para este año 'agobiaron' los palos de café, es decir, pudieron haber entrado en una fase de 'descanso'.

El salvavidas

Adicional al alivio de las deudas de los cafeteros, la intensificación del control de la broca y del apoyo al programa Fertifuturo, hay recursos por 100.000 millones de pesos en ayudas al sector.

Contrato de protección de precio: se incrementó de 600.000 a 650.000 pesos por carga de café pergamino. Garantiza un precio mínimo.

Se aprobó la reestructuración de los créditos vigentes de los productores.

Hubo incremento del incentivo para renovación: en vez de definirlo como 100 gramos de fertilizante por árbol, se reconocerá un incentivo de 140 pesos por árbol, que se consignará a través de la cédula cafetera, con retroactividad a este año. No habrá reducción de gastos sociales, pero sí en los administrativos.

Una mirada al mundo

Durante el Congreso, que sesionará entre los días 2 y 4 de diciembre, la mayor expectativa es el panel con expertos que analizará el futuro del mercado cafetero mundial. A este asistirá Duncan Niederauer presidente ejecutivo de la Bolsa de Nueva York y un grupo de empresarios estadounidenses entre importadores y tostadores. Además, el gerente, Luis Genaro Muñoz, presentará a los delegados de todo el país su informe de gestión, el que se presume sea corto, debido al poco tiempo que lleva en el cargo.

Los detalles del certamen podrán seguirlo todos los cafeteros del país por transmisión simultánea a todas las sedes de los comités departamentales.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido