‘En Cali hay un nuevo boom de optimismo’

Esteban Piedrahíta estudió en Harvard, fue asesor de la Alcaldía de Cali, director de Planeación Nacional, asesor del BID y desde hace 12 días asumió la presidencia de la Cámara de Comercio de Cali. Dice que en la ciudad se respira confianza y que varias grandes empresas anunciaron su arribo.

Esteban Piedrahíta, Presidente de la Cámara de Comercio de Cali.

Archivo particular

Esteban Piedrahíta, Presidente de la Cámara de Comercio de Cali.

POR:
agosto 23 de 2013 - 02:13 a.m.
2013-08-23

Esteban Piedrahíta fu elegido por unanimidad por la Junta de la Cámara de Comercio de Cali (CCC) y hace 12 días que ocupa la presidencia de esa entidad.

El nuevo directivo ha unido voluntades por su su alto perfil profesional –fue Director de Planeación Nacional, consultor internacional del BID, editor económico de la revista Semana y asesor del alcalde de Cali– y le han impuesto el reto de posicionar la CCC y volverla motor del resurgimiento de la ciudad en lo social y lo económico.

¿Qué tan posible es cumplir ese reto?

El posicionamiento de la Cámara es útil pero más lo es el de los empresarios y la internacionalización de la región.

Uno de los objetivos que le trazaron es enrutar el rol social de la CCC, ¿cómo lo va a hacer?

El principal rol social de la Cámara es el fortalecimiento de empresarios, especialmente los micro y pequeños, y lo cumple en la medida en que ellos estén bien, se tecnifiquen, se inserten y trabajen con las empresas más grandes para mejorar sus estándares. Pero también hay que jugar un rol en temas estratégicos para la ciudad, como educación e infraestructura.

El otro rol es que podemos organizar la arquitectura gremial del Valle para hacerla más efectiva en la articulación con lo público. Ahí entra el tema del Comité Intergremial y varias comisiones en las que participamos.

¿Cómo va la economía caleña?

De un lado, tenemos un desempleo del 15 por ciento frente a un índice nacional del 10. Sin embargo, se ha reducido la pobreza y otros buenos indicadores son el aumento de 26 por ciento en el tráfico aéreo del aeropuerto Alfonso Bonilla en el primer semestre y el aumento de la confianza de la gente con la inauguración de algunas obras públicas, los Juegos Mundiales y la Cumbre de la Alianza del Pacífico. Tenemos que mantener esa confianza porque eso tiene que ver con la disposición a invertir y consumir.

¿Qué tanto ha aumentado la inversión?

Vemos grandes constructores de Bogotá llegando a Cali por las restricciones que hay allá, además una empresa chilena está construyendo la zona franca para tercerización de servicios, donde planea generar 17 mil empleos.

Otra gran empresa de servicios y tecnología generará mil empleos para el 2014 y otra de India dedicada a las motos está interesada en abrir una planta en Palmira para producir hasta 400 mil unidades al año.

¿Qué fortalezas tiene Cali para salir adelante?

Nuestra gran fortaleza es una gran proximidad a los mercados extranjeros y la facilidad de llevar productos al centro del país. Si se miran las cifras de participación en el PIB industrial y al Valle se le incluye el norte del Cauca, no perdemos participación en los últimos diez años, a diferencia de Antioquia y Bogotá.

¿Qué le haría falta?

Fuera de consolidar la confianza, el optimismo, la autoestima y la gobernabilidad, es vital mejorar la conexión al Pacífico y que Buenaventura entre en una senda de mejoría en seguridad y oportunidades para la gente, porque lo que pasa allá se refleja acá. El otro reto es la paz, porque Cali es de las ciudades grandes la más cercana a un área de conflicto: Cauca y el Pacífico.

¿Por qué un tipo con sus pergaminos se va a Cali, a un puesto regional?

A pesar de que estuve mucho tiempo por fuera, soy un enamorado de la ciudad. Primero aporté desde la Alcaldía ayudando a conformar una nueva tecnocracia y ahora la Cámara me da la posibilidad de hacer otro aporte. Me llama mucho la atención esa condición de bisagra entre lo público y lo privado que es.

¿Y cuál es la principal amenaza?

Como en todas las organizaciones, la obsolescencia, la falta de pertinencia y el costo. Tenemos que desarrollar más el servicio a los empresarios, que son nuestros clientes.

¿Cuál es el sello personal que le va a imprimir a la entidad?

Quiero que sea una Cámara abierta, volcada los empresarios, a la calle; que sea un portavoz de los empresarios y la comunidad frente al Gobierno y en el ámbito internacional.

CÁMARA GERENCIA LA TRANSFORMACIÓN DE LA CIUDAD

Según Esteban Piedrahíta, Cali vivió una gran transformación de pueblo en ciudad y se vinculó con el mundo a partir de tres grandes obras: el tren al Pacífico, el aeropuerto y la primera vía a Buenaventura. Esto atrajo mucha inversión extranjera y gente de todo el país. También dio origen a una época de oro. Posteriormente vino la crisis por el cambio de modelo económico (la apertura económica) y la afectación por el narcotráfico y la guerrilla.

Ahora, la Cámara de Comercio, a través de la Gerencia de Innovación de Proyectos (GIP), que depende de ella, realiza la gerencia integral del proyecto del Jarillón de Aguablanca y obras complementarias. La inversión supera el billón de pesos y promete otra ‘cirugía’ profunda a la ciudad.

Las obras comprenden el fortalecimiento del jarillón para que los habitantes más pobres no se vuelvan a inundar y la construcción de 9.000 casas, hospitales, colegios y un gran parque con 40 hectáreas de espejo de agua.

Néstor Alonso López

Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido