Cambia mapa de finanzas del mundo

La crisis financiera produjo en pocos meses un cambio intempestivo en el mapa bancario mundial, que por estos días enfrenta una oleada de intervenciones estatales, compras, fusiones, alianzas, transformaciones y asignaciones de créditos de emergencia. Los ejemplos están a la orden del día.

POR:
septiembre 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-30

El Countrywide Financial, líder en préstamos hipotecarios en E.U., fue el primero en ceder. El 11 de enero pasado quedó en manos del Bank of America, que lo compró por 2.500 millones de dólares. Como un castillo de naipes y precedidas de un prolongado deterioro de sus balances, varias entidades entraron en emergencia o simplemente quebraron. El Bear Stearns, amenazado por la falta de liquidez, fue salvado por una compra el 16 de marzo por JPMorgan. Posteriormente, Fannie Mae y Freddie Mac fueron salvados en dos momentos. Luego, el turno fue para el Lehman Brothers, banco de inversiones que, al no encontrar un comprador, tuvo que ponerse bajo la protección de la Ley de quiebra el 15 de septiembre. El grupo fue desmantelado, sus actividades en Estados Unidos fueron retomadas por la británica Barclays, mientras que en la zona de Asia-Pacífico, Europa y Medio Oriente, pasaron al japonés Nomura Holdings. Entre tanto, el Merrill Lynch, prestigioso banco de inversiones, perdió su independencia el 15 de septiembre, comprado por Bank of America. Así mismo, AIG, el gigante asegurador estadounidense, recibió el 16 de septiembre un préstamo de 85.000 millones de dólares de la Reserva Federal, FED, a cambio de una nacionalización. La FED recibiría 79,9 por ciento del capital. Por su parte, Goldman Sachs y Morgan Stanley se convirtieron en holdings bancarios, un estado que les permite tener acceso a una tasa de descuento de la Reserva Federal. A su turno, el banco Washington Mutual quebró el pasado viernes. Las actividades bancarias del grupo fueron tomadas por JPMorgan por 1.900 millones de dólares. El Wachovia, el cuarto banco estadounidense, fue tomado ayer por el Citigroup. El Gobierno acepta asumir parte de los riesgos ligados a la operación. Pero el cambio en el mapa financiero no se limita a E.U., sino que se ha propagado al resto del mundo, que ayer despertó con varios bancos nacionalizados. Ejemplo de ello son el banco británico Bradford & el Bingley, que sigue la misma suerte que otros compatriotas como Northern Rock, Alliance & Leicester y Hbos, engullida por su rival Lloyds TSB. El domingo por la noche, los gobiernos de Bélgica, Holanda y Luxemburgo anunciaron también la nacionalización parcial de la entidad bancaria y aseguradora Fortis con un aporte de 11.200 millones de euros. En Dinamarca, el banco Roskilde fue adquirido por tres instituciones financieras, mientras que Vestjysk Bank se hizo cargo de Bonus Bank y se fusionará con otra institución regional. En Alemania, el banco Hypo Real Estate (HRE) se salvó de la quiebra en el último minuto al conseguir una línea de crédito de un consorcio de bancos compatriotas. Las autoridades belgas se comprometieron también a ayudar al banco franco-belga Dexia, como hicieron con Fortis, dijo el lunes el ministro de Finanzas, Didier Reynders, coincidiendo con una caída de más del 29 por ciento de las acciones de Dexia. El Banco Central Europeo (BCE) sigue inyectando liquidez en los mercados monetarios para permitir aprovisionarse a los bancos y evitar que la economía se quede sin posibilidades de crédito. Así, en una operación concertada con la Reserva Federal estadounidense, la institución europea pondrá en los mercados 30.000 millones de dólares. Así mismo, las acciones de muchos bancos se hundieron ayer. Entre los damnificados figuran el Hypo Real Estate (HRE) de Alemania. Todo esto sucedió en las últimas 48 a horas, a pesar de que ya se había empezado a hablar del principio de acuerdo para un plan de rescate financiero en Estados Unidos, que ayer no fue aprobado por la Cámara de representantes de ese país. La crisis financiera estalló hace poco más de un año en el sector estadounidense de las subprime (inversiones hipotecarias de alto riesgo), provocando la quiebra de instituciones especializadas.La banca en Colombia sigue a salvo Aunque hay temores de que la crisis financiera de Estados Unidos se extienda a las naciones emergentes, la banca colombiana no muestra ninguna señal de dificultad, pues el efecto de la emergencia mundial se refleja exclusivamente en el mercado de acciones y el valor del dólar. Es más, las autoridades económicas insisten en que el país está preparado para afrontar la agitación global y, por lo tanto, no debe haber motivo de alarma en esa materia. Además, el sistema financiero colombiano mantiene un volumen alto de capitalización y un bajo nivel de cartera vencida, que contrasta abiertamente con lo sucedido hace 10 años, cuando lo abatió la mayor crisis de la historia. Sin embargo, el efecto inmediato de la agitación global ha sido una gran volatilidad de los mercados, reflejada en grandes altibajos del dólar, las acciones y los Títulos de Tesorería. Ayer, por ejemplo, el dólar subió 70 pesos para ubicarse en un nivel promedio de 2.175,72. La tasa máxima alcanzada fue de 2.210 pesos y la mínima de 2.132. Todo esto se dio como reacción a la caída de nuevas entidades financieras en Estados Unidos y Europa y al rechazo al plan de rescate por parte de la Cámara baja en E.U. El Índice General de la Bolsa de Colombia (Igbc) perdió 2,33 por ciento frente al viernes pasado. En lo corrido del año, ese indicador que mide el comportamiento promedio de las acciones, ha perdido 14,53 por ciento. La acción de Ecopetrol, sobre la que están puestos los ojos de miles de colombianos, bajó ayer 2,11 por ciento para cerrar en 2.555 pesos. En el caso de la deuda pública interna, ayer hubo una nueva desvalorización de los Títulos de Tesorería (TES), que conforman los principales portafolios de inversionistas institucionales. Los papeles que vencen en julio del 2020 cerraron con una tasa de 12,10 por ciento frente al 11,85 por ciento del viernes pasado. De la empresas que han tenido problemas en Estados Unidos, la aseguradora AIG es la única que opera en Colombia. Sin embargo, a nivel local, la compañía no se ha visto afectada por la crisis de su matriz debido a que es una entidad con patrimonio independiente. 12,1 por ciento es la nueva tasa de los TES que vencen en el 2020. El viernes pasado fue de 11,85 por ciento. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido