Casa Blanca, demócratas y republicanos darán nueva batalla por aprobación de plan de salvamento para E.U.

De regreso a Washington tras el receso que se decretó por el festivo judío de Rosh Hashanah, el Congreso en pleno debatirá un sinnúmero de alternativas con las que se pretende rescatar la iniciativa.

POR:
septiembre 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-30

Las ideas que se barajan

Una de las opciones es someterla primero a la consideración del Senado, donde el apoyo es más confiable, y así generar presión entre los republicanos de la Cámara, que la descarrilaron por objeciones de última hora.

Eso es posible, pero complicado, pues el proyecto llegará eventualmente a la Cámara y es poco probable que los opositores cambien su voto si no se le han hecho modificaciones.

Otra alternativa que se estudiaba es convertir el plan en una iniciativa 'demócrata'. Es decir, incluirleuna serie de programas atractivos para los legisladores de este partido, como más dinero para evitar que los estadounidenses sigan perdiendo sus casas y modificaciones a las leyes de expropiación de vivienda por incumplimiento de pagos.

Aunque así se perderían más votos republicanos, se ganaría a casi la totalidad de los demócratas, que son mayoría en la Cámara. El riesgo de esa jugada es que la responsabilidad entera del paquete de medidas quedaría en sus manos y eso es un 'muerto' que nadie quiere arrastrar solo.

La opción más probable es incluir en el proyecto algunos paliativos para los republicanos rebeldes. Por ejemplo, que se les permita a las empresas beneficiarse de deducciones tributarias por las pérdidas declaradas.

Eso, dicen los líderes republicanos, podría convencer a los 12 legisladores que hicieron falta el lunes para aprobar la medida.

Como antesala a todo lo que se debatirá hoy en el Congreso, ayer el presidente Bush volvió a subir el tono de sus súplicas a los legisladores.

"Sé que muchos en el Congreso están incómodos con lo que está pasando con la economía. Pero esta es una situación urgente y las consecuencias serán peores con cada día que pase sin que actuemos. Si nuestro país continúa por este sendero, el daño económico será doloroso y duradero", dijo el mandatario, quien propuso el plan de salvamento hace casi dos semanas.

Paralelamente, encuestas y analistas comenzaban a señalar al candidato presidencial republicano, John McCain, como uno de los principales afectados por el voto negativo de la Cámara. "Su suerte está atada a la del paquete", concluye el analista Bill Schnider.

Siga bajando para encontrar más contenido