Del cemento a la agroindustria

Se concreta otra inversión colombiana en el exterior. Los ex dueños de Cementos Andino finiquitaron la compra del molino de caña Lacassine en Estados Unidos, donde instalarán una planta contigua para procesamiento de alcohol carburante.(VER CUADRO)

POR:
diciembre 22 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-12-22

Andino Sugar Development, empresa conformada por ex dueños de Cementos Andino y Concrecem (empresas que fueron vendidas al Grupo Empresarial Antioqueño), y agricultores del estado de Louisiana (Estados Unidos) agrupados en Lake Charles Cane Cooperative, concretaron la compra del molino Lacassine. El molino de caña fue construido por dicho estado estadounidense. Los colombianos tendrán 80 por ciento de la planta y otra anexa para producir etanol. La cooperativa tendrá el 20 por ciento. La planta de etanol espera iniciar actividades en el 2008. El molino fue adquirido en cerca de 60 millones de dólares al Estado de Louisiana y a la construcción de la planta para procesar el alcohol se destinarán 50 millones de dólares. La inversión colombiana en la planta y las otras similares han sido consideradas salvadoras para la agricultura del estado norteamericano. Ello debido a que el costo del diesel y los fertilizantes y los precios bajos que obtienen por las cosechas como el arroz, están reduciendo las áreas cultivadas. “El etanol puede ser la salvación de la agricultura de Louisiana”, dice el comisionado de Agricultura y Silvicultura de ese estado”, Bob Odom. Tras los estragos causados por el huracán Rita, algunos cultivos también se inundaron con agua salada haciendo difícil el crecimiento del arroz. Inclusive los azucareros no pasan por su mejor momento, pues los precios han caído 20 por ciento este año y las sequías redujeron la producción de los últimos 48 meses. Tras operación rentable “No se puede seguir gastando dólares así… la empresa tiene un margen de ganancia tan pequeño, y precisamente con caña de azúcar”, dice al diario The Daily Advertiser el comisionado Howard Cormi, de LSU Ag Center, una entidad de fomento, al referirse a la conveniencia de haber traspasado Lacassine a sus nuevos propietarios. Actualmente este molino produce melaza que es enviada a otras procesadoras para fabricar azúcar refinada. De esa manera, los agricultores ahorran en costos de transporte porque movilizarla es más barato que la misma caña. Pero los nuevos dueños del molino no ven la melaza como único subproducto susceptible de sacarle beneficio económico. El bagazo, que es la fibra sobrante después de que la caña es procesada, Andino Sugar prevé usarla como combustible en las calderas, las cuales a su vez producirán vapor. Luego usará el vapor para operar una turbina que generará electricidad en el molino y cuyos excedentes serán vendidos a terceros. “Soy de la opinión que las plantas procesadoras de caña de azúcar tienen que producir electricidad, combustible y comida. No es negocio si no lo hacen”, agrega Bob Odom, quien negoció la venta del ingenio azucarero. ALTO POTENCIAL DE CONSUMO DE ETANOL EN PAISES NORTEAMERICANOS Los nuevos dueños del molino Lacassine también consideran que tienen una ventaja competitiva porque los precios del maíz están creciendo y de este producto se alimentan muchas destilerías de etanol del país y sacarlo de la caña es más barato. Alex Santa Coloma, presidente de Andino Sugar Development, dice que la empresa ‘echó’ números y se aseguró que la tecnología de la planta sea muy efectiva. Se usa no solo en Brasil, país más avanzado en la producción de etanol, sino en India y Suráfrica. “Creo que Louisiana tiene gran potencial para etanol extractado del azúcar y un enorme potencial para extraerlo de celulosa en el futuro. Los refinadores están acá listos para construir mercado”, explica. Y no sólo Estadso Unidos está ‘empujando’ las inversiones en bioenergía: el Gobierno destinará 300 millones de dólares para promover el uso de combustibles renovables.

Siga bajando para encontrar más contenido