Cementos Argos recuperó su fábrica en Venezuela

En una decisión judicial que ratifica la transparencia de una subasta realizada en 1997 a través de la cual adquirió la Corporación de Cemento Andino (CCA), el colombiano Grupo Argos recuperó la titularidad de los activos y las acciones de esa compañía venezolana.

POR:
marzo 31 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-03-31

El Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela emitió una sentencia que, entre otras medidas, señala que el Juzgado Séptimo de Caracas se extralimitó en sus funciones por cuanto anuló acciones civiles legales y ordenó la restitución de los bienes al señor Simón Ramos Farías, antiguo dueño de CCA, que no resultaban procedentes. La orden del juzgado de restitución de los bienes a través de la Guardia Nacional del estado de Trujillo, donde se encuentra ubicada la planta cementera, igualmente fue considerada improcedente por el alto tribunal del vecino país. Las acciones y administración de la compañía habían sido embargadas por un juzgado de Caracas que aceptó una petición de Farías reclamando la propiedad. Farías era el dueño de la planta de cemento y le había sido tomada en dación de pago en 1993 por el Gobierno venezolano, por cerca de 250 millones de dólares que le adeudaba. Aunque Argos esperaba la decisión favorable del tribunal supremo desde hace dos años, en agosto del 2007, la empresa venezolana fue declarada de interés nacional por el gobierno de Hugo Chávez y emitió contra ella una orden de expropiación, por lo que sus activos serán ahora puestos a disposición del Ministerio del Poder Popular para las Obras Públicas y Vivienda. Sin embargo, desde el 13 de marzo de 2006, fecha en la cual ocurrió el despojo de los bienes, Argos recurrió ante su gobierno y la embajada de Colombia, instancias constitucionales y autoridades de control venezolanas, pidiendo la restitución de los mismos y los demás activos vinculados a la operación de CCA. Justamente, la industria cementera venezolana fue nacionalizada en 2008 y los grupos Cemex, de México, Holcim, de Suiza y Lafarge, de Francia, que tienen plantas en el país vecino, al igual que Cementos Argos, entrarán a negociar con el gobierno indemnizaciones. Los recursos que reciba Argos también entrarán a su balance como un ingreso extraordinario porque la inversión fue provisionada en un 100 por ciento previendo el peor escenario posible en los estrados judiciales. CCA fue adquirida por Cementos del Caribe, hoy Cementos Argos, tras un proceso de licitación llevado a cabo por el Fondo de Inversiones de Venezuela (FIV), en el cual desembolsó 84 millones de dólares. Aunque Argos opera en regiones donde en conjunto no han sido tan afectadas, en 2008 sus volúmenes de ventas disminuyeron 5 por ciento. A la espera de indemnización Cementos Argos dijo ayer a través de un comunicado de prensa que espera que se den las condiciones legales, políticas y económicas, para concretar la nacionalización de la planta. Por ello, espera que le reconozcan una ‘justa’ indemnización, que según se conoce estaría entre 200 y 250 millones de dólares. Por su parte, InterBolsa consideró que la restaura- ción de derechos podría estar en un rango entre 45 millones y 184 millones de dólares. Venezuela anunció que en los próximos meses comenzará a funcionar la Corporación Venezolana de Cementos, ente público hecho con las industrias del sector nacionalizadas. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido