Chávez busca apoyo para la 'petromoneda' y critica a Bachelet por reunirse con líderes de E.U. y Gran Bretaña

El presidente venezolano reiteró su propuesta de crear una divisa sustentada por el petróleo para desafiar al dólar de E.U. durante una cumbre árabe-latinoamericana.

POR:
marzo 31 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-03-31

Dicha cumbre está enfocada en el comercio y está preocupada por la creciente influencia de Irán en Hispanoamérica.   

El mandatario también criticó a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, por haberse reunido con los líderes estadounidenses y británicos y de inmediato el gobierno chileno en Santiago calificó las declaraciones de Chávez de ''completamente inadecuadas''.    

''Hay unos progresistas por allí que no entiendo... Voy a preguntarle a (el presidente de Brasil, Luiz Inácio) Lula (da Silva) mas tarde: 'Lula, ¿como qué son progresistas? Se declararon progresistas algunos'', afirmó Chávez.    

''Creo que no le hace nada bien a la unidad de Sudamerica cuando la presidenta de Chile convoca una reunión en Santiago con el vicepresidente de Estados Unidos y el primer ministro británico, representantes de los imperios. No entiendo nada'', añadió.    

''Creo que pone en peligro la union sudamericana. Así lo digo porque un revolucionario, y yo lo soy, no debe callar y tiene que decir la verdad y eso es parte de la verdad'', dijo el mandatario venezolano.    

''Al gobierno (chileno) le parece que las palabras del presidente (Hugo) Chávez son completamente inadecuadas'', respondió la vocera oficial, Carolina Tohá el martes desde Santiago.    

Al refutar a Chávez, la portavoz oficial señaló que ''la presidenta Bachelet es un símbolo de unidad y de diálogo en todo el mundo''.    

Agregó que ''nuestro gobierno participa en la Cumbre Progresista y participa en todas las instancias en que haya actores relevantes, donde hay temas importantes, donde podamos construir diálogo. Esa es nuestra política y desde ese punto de vista la imagen de nuestra Presidenta no admite dos opiniones. Es un símbolo de diálogo y de unidad''.    

Chávez y Bachelet --así como con su antecesor Ricardo Lagos--, ambos socialistas, han tenido varias discrepancias públicas.    

En cuanto al tema de la ''petromoneda'', es sumamente improbable que Chávez gane mayor apoyo a su idea entre los grandes productores petroleros de la Liga Arabe, como Arabia Saudí y los estados del Golfo Pérsico que tienen estrechos vínculos con Washington, pero la gira de Chávez, con escalas en Irán y China, le permitirá promover sus esfuerzos por establecer vínculos económicos y diplomáticos para confrontar a Estados Unidos.    

Chávez proclamó el nacimiento de ''un nuevo mundo''. Agregó que ''hay una crisis mundial del capitalismo'' que conmueve el planeta, según la radio estatal venezolana después de la llegada del presidente a Qatar.    

Se anticipa que la crisis económica mundial será el tema prominente en la reunión de un día.    

Los miembros de la OPEP _incluyendo Venezuela y muchos estados árabes_ han sido fuertemente afectados por la declinación de los precios petroleros. Los líderes también buscan impulsar el comercio de 21.000 millones de dólares entre las dos regiones, que incluye petróleo y gas del Oriente Medio y acero y productos agrícolas de Sudamérica.    

Los delegados también se proponen analizar los medios de expandir los intercambios tecnológicos, incluyendo ingeniería nuclear. Argentina ayudó a construir uno de los reactores nucleares egipcios y espera continuar la cooperación nuclear civil.    

Lula dijo a la reunión que la crisis económica tiene ''profundas repercusiones'' en todas las economías pero también ofrece una oportunidad ''de corregir el sistema financiero y restablecer el equilibrio del comercio mundial''.    

El mandatario brasileño reiteró sus exhortaciones a que las principales naciones en desarrollo tengan mayor voz en los organismos financieros mundiales como el Fondo Monetario Internacional.    

Los vínculos comerciales son un modo de contrarrestar la creciente influencia iraní en Latinoamérica, particularmente a través de Chávez y el presidente boliviano Evo Morales. En noviembre, Chávez fue recibido por el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad en Teherán y dijo que ambas naciones estaban ''unidas como un solo puño''.    

Chávez es sumamente popular entre los árabes por su apoyo público a los palestinos, incluyendo la ruptura de relaciones con Israel en reacción a la ofensiva israelí en Gaza. Pero sus estrechos vínculos con Ahmadinejad son vistos con desconfianza por muchos gobiernos árabes.

Siga bajando para encontrar más contenido