Unas cien personas dispuestas a adoptar bebé arrojada a laguna

Hace unos días no tenía quien se hiciera cargo de ella, pues su madre la dejó abandonada a los dos meses de nacida. Ahora, la niña que fue hallada viva entre una bolsa que flotaba en un lago, dispone de más de cien hogares que se pelean por adoptarla

POR:
enero 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-01-31

. En efecto, más de un centenar de personas se han ofrecido a adoptar a la bebé que el sábado fue rescatada de una laguna de Pampulha de la ciudad brasileña de Belo Horizonte. El hospital Odilon Behrns de Belo Horizonte, en donde la bebé fue dada de alta hoy tras ser ingresada con síntomas de ahogamiento y desnutrición, informó que unas cien personas han llamado hasta ahora desde diferentes partes del país para pedir a la menor en adopción. La misma fuente informó que la suerte de la niña será definida por el Juzgado de la Infancia de Belo Horizonte, que podrá retirarle la guardia a su madre y entregársela a la primera pareja en la lista de las inscritas para adoptar niños en esa ciudad. El rescate de la niña, grabado por un camarógrafo aficionado y transmitido varias veces por la televisión en Brasil y otros países, ha provocado conmoción en el país y generado una inmensa fila en el hospital de personas que quieren verla. La policía se abstuvo de informar del lugar donde está la madre de la menor, identificada como Simone Cassiano da Silva, de 22 años, quien fue arrestada el domingo, ante el temor de que pueda ser víctima de un intento de linchamiento. La mujer había retirado a la bebé de un hospital pocas horas antes, negó que hubiese intentado matarla y alegó que la entregó a una desconocida en la calle ante la imposibilidad de criarla. Indicó que está en tratamiento psicológico con síntomas de depresión postparto. Sin embargo, la policía la detuvo bajo la acusación de intento de homicidio. - La entregan a la madre La bebé fue hallada dentro de un saco de basura amarrado a una pequeña tabla, lo que le permitió flotar en la laguna de Pampulha, un concurrido y céntrico parque en Belo Horizonte. El hombre que la retiró de la laguna dijo que, por los ruidos que escuchó, pensó que fuese un gato maullando. La niña, que nació prematura y con un peso de apenas 1,1 kilos, pasó varias semanas en una incubadora y fue entregada a la madre el sábado.

Siga bajando para encontrar más contenido