Clima tormentoso

Clima tormentoso

POR:
septiembre 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-30

La publicación de los resultados de la más reciente Gran Encuesta Integrada de Hogares, que sirve para medir la evolución del mercado laboral en Colombia, volvió a dejar en claro que la desaceleración de la economía colombiana es un hecho. Según el sondeo hecho por el Dane, la tasa de desempleo nacional llegó a 11,2 por ciento en agosto, medio punto más que en igual mes del 2007. Incluso un indicador que tenía medianamente contento al Gobierno, como es la desocupación de los jefes de hogar, sufrió un deterioro notable al pasar de 5,7 a 6 por ciento entre un año y otro, en las 13 áreas metropolitanas más grandes, y saltar al 4 por ciento en las zonas rurales, la cifra más alta desde comienzos del 2004. Con razón, quienes saben de estos temas auguran épocas difíciles en una materia en la cual la Administación parece no estar bien preparada.

Dos ejemplos de esa afirmación lo constituyen el paro de Asonal Judicial y el de los corteros de caña, que tienen génesis muy diferentes, pero que siguen sin solución a la vista. En el caso del primero, la disputa es ante todo salarial y está relacionada con la pérdida en el poder adquisitivo de los empleados públicos por cuenta del rápido aumento en la tasa de inflación. En lo que tiene que ver con el segundo, la controversia está relacionada con el sistema de contratación a través de las Cooperativas de Trabajo Asociado (CTA), cuya masificación ha generado un evidente deterioro en la calidad de vida de miles de personas ubicadas en zonas en las que las opciones de trabajo son pocas.

Todo lo anterior tiene lugar dentro de un nuevo marco legal que
flexibilizó el ejercicio del derecho a la huelga hace menos de tres meses. Ese cambio fue resultado directo de la negociación del Tratado de Libre Comercio, pues una de las condiciones que puso la bancada demócrata en el Congreso de los Estados Unidos para aprobar el pacto con Colombia, fue limitar la posibilidad de que un cese de actividades sea declarado ilegal por el Ministerio de la Protección Social. Más allá de que el futuro del acuerdo bilateral continúe en veremos, lo cierto es que la eliminación de ese garrote anticipaba un aumento en los paros como, en efecto, ocurrió. Por eso, resulta sorprendente la falta de preparación del Gobierno que sigue con las mismas reacciones tardías de siempre, a pesar de que el viento sopla ahora en otra dirección.

Semejante realidad coincide también con un clima más tormentoso. Y es que aparte de que el menor crecimiento ha venido acompañado de una reducción en el empleo industrial según la encuesta más reciente de la Andi, otras áreas como las edificaciones públicas no han tenido el repunte esperado. Además, desde hace un tiempo diversos analistas han señalado que el auge reciente del sector productivo resultó más benéfico para los balances que para los trabajadores, pues los sueldos subieron menos que las ganancias. Incluso, a la hora de mirar los puestos de trabajo generados en los últimos 10 años, las estadísticas dicen que mientras los asalariados crecieron en un millón de personas, los independientes aumentaron en tres millones, lo cual deja dudas sobre la calidad de las nuevas plazas.

Todo ese panorama se combina con casos como el de las CTA, que han permitido la tercerización de una parte importante de los empleados. Los conocedores del tema aseguran que hay entre 500.000 y un millón de colombianos vinculados a estas cooperativas, cuyas normas fueron reformadas hace poco. El problema es que hay indicaciones de abusos y falta de control, en lo cual tanto el Gobierno como ciertos sectores productivos tienen una cuota de responsabilidad.

Los excesos cometidos, sumados a una realidad más difícil, son un caldo de cultivo propicio para nuevos conflictos laborales. Esa situación ha sido identificada por los movimientos sindicales que, en uso de sus derechos legítimos, están haciendo llamados a la movilización y buscan aumentar sus afiliados, mientras los directivos de los sectores público y privado parecen sorprendidos ante lo que está pasando.

Siga bajando para encontrar más contenido