close
close

Finanzas

'Coaching' para jefes despóticos

Es con valores humanos y no con maltratos y abusos como un equipo supera las crisis y sale adelante con entusiasmo y entrega.

POR:
julio 29 de 2010 - 05:00 a. m.
2010-07-29

Coaching es concentrarse en las fortalezas de las personas, no en sus debilidades; es inspirar, confiar, saber corregir, y aprovechar al máximo las cualidades de las personas y los equipos. Coaching es influir en otros con el poder del buen ejemplo, la magia del carisma, y la fuerza del amor y la confianza.

Una de las mayores cualidades de un buen líder es lograr un equilibrio en todas las áreas de la vida y armonizar lo racional y lo emocional, lo interior y lo exterior, lo material y lo espiritual. Otras dos facultades claves son la humildad y la flexibilidad. Un líder no puede darse el lujo de ser arrogante; brilla por su apertura al cambio y su adaptabilidad. Su influencia es formidable cuando es espiritual, creativo y sabe reinventarse. "El liderazgo tiene que venir de adentro hacia fuera. El líder es fiel a un sistema de valores óptimo, es un buen modelo. Así genera credibilidad y compromiso. Su estilo no es autocrático y crea una cultura de diálogo y trabajo en equipo. Modelar y orientar serán los fundamentos del liderazgo en el siglo XXI": Stephen Covey.

Todo esto suena bonito, pero aún perduran jefes que despiertan miedo, gritan todo el tiempo y siguen en su cargo porque obtienen resultados. La falla es que ellos y los que los tienen ahí no se dan cuenta de que lograrían mucho más armonizando la autoridad con el humanismo. Es inaudito que en algunas empresas todavía existan jefes dominantes, con un ego faraónico, con mucho poder y poca sensibilidad. Son jefes con un corazón de piedra que tienden a desaparecer, pero hay juntas directivas que los sostienen, ya que para ellas lo primero no es la gente, sino cumplir metas y ganar, amedrentando y pisoteando a los demás. Esas juntas y esos jefes necesitan con urgencia un buen coaching. ¿Será que este artículo abre corazones herméticos y cambian antes de que los cambien?

Ojalá usen sus talentos y hagan un buen trabajo en equipo con la tremenda fuerza de la sinergia. 

Sinergia es unir energías, es lograr que cada persona dé lo mejor en función de unas metas comunes. Eso pide que un buen jefe irradie confianza, una a los demás y los trate como seres valiosos, no como fichas. 

Una labor en equipo exige un ambiente agradable, planificar correctamente y que todos estén motivados. Cada persona debe estar bien, sentirse acogida en el grupo y que respirar el aire fresco de la confianza. También es indispensable un clima de participación, que todos tengan claros los objetivos y los sientan como propios. Entonces se dan buenos resultados, como lo vemos en un equipo deportivo exitoso o una empresa en la que el miedo no anda por allí agazapado. 

Es con valores humanos y no con maltratos y abusos como un equipo supera las crisis y sale adelante con entusiasmo y entrega. Líbranos, Señor, de los jefes ególatras y con el alma sellada. Vendrán en su próxima vida como peones, no como jefes. ¡Pobrecitos!
 

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido