Coctel de incertidumbre

Gerenciar es un proceso complejo. Muchas son las variables que entran en juego. El empresario y el inversionista luchan cotidianamente por entender y controlar el entorno en el cual ejercen su actividad económica. Por ello, la importancia vital de la información disponible en la toma de decisiones empresariales. La incertidumbre es, sin duda, el peor enemigo del empresario.

POR:
octubre 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-10-31

En la coyuntura actual son numerosos los factores inciertos. El proyecto de reforma tributaria, el futuro del Aptdea, la aprobación del TLC con los Estados Unidos, la evolución de la tasa de cambio, el comportamiento del costo del dinero o las prioridades del próximo Plan Nacional de Desarrollo son sólo algunos de los temas sobre los cuales planean dudas. Múltiples son los actores que intervienen en estos temas. En algunos casos, la evolución depende de factores externos como el próximo resultado electoral en los Estados Unidos o las directrices de la Reserva Federal. Pero en otros temas como la reforma tributaria, el Plan Nacional de Desarrollo o la política cambiaria, es mucho lo que las autoridades nacionales pueden hacer para despejar el horizonte. Probablemente el tema crucial en la coyuntura interna es el tributario. Desde el anuncio de la presentación del proyecto de reforma, han surgido todo tipo de comentarios y especulaciones. Que el Gobierno negociará, que será inflexible, que hay puntos que no son negociables, que el Congreso no se dejará imponer los criterios del Gobierno, que el Gobierno está torciéndole el brazo al Legislativo, que varios ministros no están de acuerdo con el proyecto, son comentarios que se escuchan y se leen en la prensa cotidiana. Todo ello contribuye a generar un clima de nerviosismo y tensión poco favorable para el desarrollo de nuevas inversiones. Varios proyectos importantes para nuestra economía han sido suspendidos mientras se aclara el panorama impositivo. Esto es un costo elevado para un país que requiere, más que nunca, estimular la inversión extranjera y doméstica. Tampoco hay claridad sobre el manejo cambiario. La caída del dólar preocupa a quienes necesitan consolidar sus exportaciones antes de la entrada en vigor del TLC. El comportamiento de la paridad no ayuda a los sectores que temen no contar con la extensión de las preferencias arancelarias. Se especula que el Gobierno reintegrará, como ha sido tradicional al final de cada año, montos considerables de recursos en dólares lo que induciría un mayor fortalecimiento del peso. Poco se sabe sobre el nuevo Plan de Desarrollo que definirá la pauta de las prioridades en materia de política de inversiones públicas y gasto social. Esta información también es importante para sectores que dependen de la acción estatal y que requieren ajustar sus programaciones plurianuales. Si adicionamos los otros elementos de incertidumbre como la incidencia que tendrá los resultados electorales en los Estados Unidos en la aprobación del TLC y la extensión de las preferencias, tenemos un cóctel explosivo de incertidumbre. Sabemos que la información no es nunca perfecta. Por eso es importante que las autoridades comuniquen con claridad. Ello contribuye a reducir el riesgo de las inversiones y ayuda a tomar buenas decisiones empresariales. El Gobierno debe contribuir a disminuir y no a fomentar el clima de incertidumbre. Director, Cámara Colombo Americana "La caída del dólar preocupa a quienes necesitan consolidar sus exportaciones antes de la entrada en vigor del TLC”.

Siga bajando para encontrar más contenido