Colombia busca ser un país del conocimiento

A veces es bueno soñar, pensar con visión de futuro, trasgredir la monotonía, cambiar los paradigmas, dejar a un lado la realidad de lo cotidiano y proponerse metas audaces que le den un sentido a la vida.

POR:
marzo 31 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-03-31

Esa es la propuesta contenida en el Plan de Desarrollo del Departamento Administrativo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias. Por supuesto no se parte de cero. Hace cuarenta y dos años se creó Colciencias y desde ese momento se viene luchando por consolidar una institucionalidad y hacerla cada vez más sólida. Una docena de Directores han puesto su empeño con entusiasmo y sin mayores recursos. Miles de investigadores se han formado con el patrocinio de la institución y más de cuatro mil grupos de investigación y decenas de Centros de Desarrollo Tecnológico y otros actores, conforman la comunidad científica del país. La Ley 1286 de 2009 transformó la institución de un Instituto a un Departamento Administrativo, dándole el peso necesario dentro del Gobierno, orientó el trabajo en red y un modelo sistémico, ordenó la regionalización de la ciencia y el fortalecimiento de los nexos con el sector productivo, incorporó la innovación como elemento básico del modelo y le encomendó la tarea de ser cabeza del sector de ciencia, tecnología e innovación, al servicio de todos los Ministerios y las demás instituciones del Estado. El Gobierno del Presidente Santos ha convertido la ciencia, la tecnología y la innovación en una de las locomotoras del desarrollo del país y a fe que el conocimiento es el fogonero de ese proceso, que buscan trasformar el modelo productivo del país en uno que a partir de la investigación y la innovación le dé valor agregado a todos los productos y servicios, y que con una adecuada aplicación de modelos en las ciencias sociales, permita que el saber ayude a resolver los principales problemas del país. La reforma constitucional que a través del acto legislativo 13 de 2010 Senado y 123 de 2010 Cámara, busca que el 10 % del Sistema General de Regalías sea para ciencia, tecnología e innovación, permitirá poner en marcha y a toda máquina, un proceso que buscará disminuir la brecha entre las regiones de mayor desarrollo con las de menor desarrollo relativo, en busca de la equidad social de los colombianos y el establecimiento de focos regionales auto sostenibles y con capacidad competitiva. Bien sabido es que Colombia es un país de enorme riqueza potencial en biodiversidad, recursos hídricos, fuentes de energía, tierras aptas para la agricultura y la ganadería, variedad de climas, bosques, costas sobre dos mares, recursos naturales no renovables como el oro, el platino, el níquel, las calizas, el carbón, el petróleo, el gas natural y en su capital humano, lo que le otorga unos factores de competitividad que lo hacen un país atractivo para la inversión. El Gobierno le quiere responder a las regiones más pobres, al utilizar los recursos que se poseen con una mayor capacidad de desarrollo, sostenibilidad y posibilidades competitivas. Si nosotros no utilizamos los recursos no renovables en la construcción de capacidades, las futuras generaciones encontrarán un país más empobrecido. Si nosotros, a partir del conocimiento, no construimos valor agregado no tendremos condiciones de competir en los mercados internacionales. Si nosotros no explotamos con la adecuada tecnología nuestros recursos minero-energéticos, acabaremos con las riquezas naturales y devastaremos el país. La propuesta es que utilicemos los recursos de las regalías en cada departamento para crear Centros Regionales de Desarrollo e Innovación que nos permitan construir capacidades de talla mundial. Los centros serán corporaciones sin ánimo de lucro integradas por el gobierno territorial, las empresas, las universidades, las cámaras de comercio y otras instituciones, con la asistencia y el acompañamiento de la comunidad internacional, y dedicados a la investigación aplicada y a la innovación, en las áreas en las que la región tiene alta potencialidad. Eso permitirá, concertando con los diferentes departamentos, crear centros en: biodiversidad, agua y recursos naturales, agroindustria, ganadería, frutas tropicales, oro y otros minerales, carbón y sus derivados, ciencias marinas, sector metalmecánico, acuicultura, tecnologías de la información y las comunicaciones, silvopastoreo, biocombustibles, nuevos materiales, medio ambiente, logística y puertos, turismo, vivienda, cultura, salud, defensa y seguridad ciudadana. Como muchos de estos elementos son comunes a diferentes regiones, habrá un nodo central y con el tiempo se irán creando nodos periféricos conectados en red; así por ejemplo habrá un nodo de biodiversidad en el Chocó, pero luego habrá nodos periféricos en Putumayo, el Meta, Norte de Santander, Magdalena y Cesar, Córdoba y Antioquia, Amazonas, para aprovechar fortalezas como la región amazónica, las serranías del Perijá y de la Macarena, el nudo del Paramillo, la Sierra Nevada, y otras. Es un sueño sí, pero un sueño que ya han venido disfrutando países como China, Corea, India, Irlanda Suecia y que están transitando países como Brasil y Chile. Todos ellos le apostaron a la ciencia, la tecnología y la innovación. ¿Qué nos detiene?HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido