"Colombia ha ganado respeto": Tony Blair

El ex Primer Ministro británico y gestor de paz para el Medio Oriente habló con Portafolio.

Archivo Portafolio.co

Tony Blair

Archivo Portafolio.co

POR:
abril 30 de 2011 - 02:35 a.m.
2011-04-30

 

En su conversación toco temas como el enorme potencial del país, de su amistad con el presidente colombiano Juan Manuel Santos y de su misión para lograr la paz entre palestinos e israelíes. 

En su primera visita a nuestro país, el ex primer ministro británico Tony Blair se dijo maravillado con la belleza del litoral caribe y con el potencial de Colombia para ocupar un lugar privilegiado en la economía globalizada de las próximas décadas. Blair, invitado a la primera versión de ExpoCaribe 2011, habló con Portafolio en Barranquilla.

¿Está convencido que sus principios de gestión pública se pueden aplicar en Colombia? 

Mire, lo fascinante de cómo funciona el mundo de hoy es que los Gobiernos enfrentan básicamente los mismos problemas, sin importar la ideología.

He visto que los siete principios se pueden aplicar sin problemas en los países que cubre mi fundación, y eso es África, en donde los países están en una etapa muy inferior de desarrollo…

¿Cuál es el riesgo de ese camino de 'máxima ambición' que usted afirma ha elegido Colombia?

El riesgo es siempre que por este camino el éxito es mucho más difícil. Pero definitivamente es mejor tomar el camino que ustedes escogieron. Usar sus recursos -petróleo, carbón, minerales- y construir las bases para una economía diversificada.

Y creo que es más fácil ver desde afuera qué enorme potencial tiene Colombia. Porque tiene muchas cosas: biodiversidad por un lado, recursos fósiles, esta magnífica costa… El país es hermoso y creo que tiene un futuro sorprendente.

El presidente Santos está buscando que Colombia gane participación en foros internacionales como Unasur o el Consejo de Seguridad de la ONU.

¿Qué carta puede jugar el país en una tribuna global?

Definitivamente podría jugar la carta de la biodiversidad y del ambiente, porque tienen esta posición única de ser productores de petróleo y carbón y, a la vez, una nación de extraordinaria biodiversidad.

Creo que podrían jugar un rol esencial en tratar de llevar a este continente más cerca de Europa. Colombia es conocida como un buen y confiable aliado que trata de asumir posiciones basado en lo que está bien, no en lo que es expedito.

Y creo que la forma en que el presidente está tratando de tender la mano hacia sus vecinos, manteniendo claros sus principios, es un buen ángulo. Colombia ha ganado respeto por eso.

 Tras diez años como Primer Ministro, bien podría haberse retirado al mundo corporativo, o a viajar por el mundo dando conferencias.

¿Por qué asumir un desafío tan complicado como el de la gestión de la paz en Medio Oriente? ¿Qué lo motiva?

Lo que me motiva es tratar de contribuir a un siglo XXI en el que la gente viva en paz con los demás. Creo que aunque el gran desafío de este siglo no serán las confrontaciones por ideologías políticas, bien podrían ser las confrontaciones por religión o cultura.

Veo el tema israelí-palestino como un símbolo no sólo de dos naciones que no se llevan bien, sino de dos religiones que no se llevan bien.  Lo que he hecho con mi fundación en África es traer a gente de creencias distintas a alcanzar un entendimiento. Eso es lo que me motiva.

Si me despertara en la mañana y todo lo que tuviera que hacer fuera esperar mi cheque, no me levantaría de la cama. 

¿Está acabado el proceso de paz entre Israel y los palestinos?

Tras desarrollos recientes como el del acuerdo Hamas-Fatah, ¿hay algo que se pueda hacer para volver a sentar a las partes? Tenemos que seguir tratando. En el terreno, en la ribera oeste y en cierta medida en Gaza, ha habido avances. En la ribera oeste la economía palestina ha ganado fuerza, los palestinos han construido capacidad e infraestructura institucional para su Estado.

Nadie oye de esto porque el proceso de paz está estancado, pero por debajo de eso hay un programa vigoroso de cambio en marcha. 

Lo que queremos ahora es crear un marco apropiado en el que el proceso de paz pueda reactivarse. Y eso tiene que ver con dos cosas: la credibilidad del Estado palestino, que deberá ser viable e independiente. Lo otro es la seguridad de Israel, porque el desafío a la seguridad de este país.  Lo que trato de hacer es explicarle a la gente que cada lado tiene su punto de vista. A veces la gente quiere simplemente ignorar el punto de vista de Israel, a veces quieren ignorar el punto de vista de los palestinos…

Los palestinos necesitan la dignidad y la justicia de un Estado, pero los israelíes necesitan garantías sólidas de seguridad.

WILSON VEGA

REDACCIÓN INTERNACIONAL 

Siga bajando para encontrar más contenido