Colombianos cerca de no pagar cuota de manejo de tarjetas de crédito

Iniciativa que cursa en el Congreso busca eliminar algunos costos financieros que se les cobran a los usuarios.

Sigue dinámica en adquisición de tarjetas de crédito

Archivo Particular

POR:
Portafolio
marzo 28 de 2019 - 02:38 p.m.
2019-03-28

A la espera de que se anuncie la fecha para su discusión en segundo debate en el Congreso se encuentra el proyecto de ley que busca eliminar algunos costos de los servicios financieros, entre ellos, los relacionados con los productos de cuenta de ahorro y tarjetas de crédito.

(Lea: ¿En qué va proyecto de borrón y cuenta nueva en centrales de riesgo?)

La iniciativa, que nació del representante Álvaro Hernán Prada (Centro Democrático) tenía ponencia para el archivo, pero el articulado revivió en la Comisión Tercera de la Cámara y fue aprobado en primer debate a finales del 2018, gracias a una proposición firmada por los representantes Víctor Manuel Ortiz (Liberal), Jhon Jairo Berrío (Centro Democrático), José Carrasquilla (Liberal), Carlos Bonilla (Liberal) y David Racero (Decentes).

(Lea: ¿Consultar un crédito en varios bancos afecta el 'score' crediticio?)

El proyecto es simple y consta de dos artículos. El primero busca quitar de tajo el cobro de lo que se conoce como cuota de manejo de las tarjetas débito y crédito que hacen las entidades financieras, mientras que el segundo pretende que los bancos no cobren a los ahorradores costos fijos por consultar el saldo en los cajeros, retiros, transferencias, pagos a terceros por internet y costos por consignación nacional.

“Fue una aprobación mayoritaria en primer debate. Hoy el texto está para discusión en la plenaria de la Cámara, pero el ambiente en las comisiones económicas como en plenaria es de aprobar esa ley”, señala Víctor Manuel Ortiz, ponente de la iniciativa.

De acuerdo con Ortiz, uno de los discursos del Gobierno de Iván Duque es aumentar los niveles de bancarización en el país, sin embargo, una de las principales trabas para este propósito son los costos financieros.

Así lo resalta la encesta Global Findex 2017, donde las personas consultadas expresaron que una de las principales razones para no tener una cuenta bancaria está relacionada con la insuficiencia de fondos, los altos costos financieros, la falta de documentación necesaria y la lejanía de las entidades financieras.

Para Alejandro Valencia, miembro de Justicia Tributaria, el debate también debería abarcar el acceso al crédito con tasas de interés baratas. “En términos generales se hace mucha demagogia con eso. Aún reconociendo que en Colombia los costos financieros son muy altos, el principal problema no es ese”, dice.

Según Valencia, es muy bueno que bajen los costos administrativos, pero queda la sensación de que se desvía un poco la atención sobre los problemas financieros de Colombia. “El sector financiero no tiene líneas de préstamo especializadas y el Estado no tiene ningún mecanismo de líneas de crédito de primer piso para el desarrollo empresarial”, precisa.

Al respecto, Ortíz comenta que “el llamado en el sector es a que cada vez se use menos efectivo como medio de pago, pero eso debe ir acompañado de una política que motive a las personas a usar los canales electrónicos, pues con eso habrá más control fiscal, tributario y formalidad. Lamentablemente, acá la gente no lo hace por temas de costos”.

Del mismo modo, señala que la iniciativa para regular los costos de los servicios financieros tendría un impacto positivo en la economía a través de las compras. “El sector financiero se va a venir con sus argumentos y estudios de cuánto le cuestan las operaciones, pero aquí se trata del beneficio que la norma tiene para los usuarios del sector y los beneficios para la tributación del país”, puntualizó Ortiz.

En ese orden de ideas, dentro del proceso de fijación de tarifas financieras, las entidades argumentan una serie de variables que afectan el negocio. La principal razón se concentra en que hay unos costos en los que incurren con la generación y prestación del producto. También están las inversiones en tecnología y planta física.

No obstante, aplican algunos incentivos orientados a premiar la fidelidad de los clientes con beneficios en los productos, tasas, plazos y montos. Vale la pena anotar que ya existe un marco normativo aplicado a los servicios financieros, que se enfoca principalmente en la información que las entidades financieras deben suministrar a los consumidores con el fin de que puedan evaluar las características de productos que más les favorecen.

Siga bajando para encontrar más contenido