Comenzaron las alzas en los intereses para créditos

En los últimos doce meses, el Banco de la República ha incrementado en 9 oportunidades las tasas de interés con que interviene en el mercado, pasando de 6 por ciento en abril del año pasado a 8,25 por ciento, actualmente.

POR:
marzo 29 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-03-29

Esto significa que, en esa medida, ha aumentado el costo para los bancos cuando acuden al Emisor por recursos de liquidez de corto plazo, y que, en consecuencia, la estructura de tasas del mercado debería ajustarse paulatinamente. Teóricamente al reducirse la liquidez y ser más costoso conseguir recursos, los bancos deberían trasladar este efecto a los usuarios que toman un crédito. Pues bien, el efecto de las alzas del Emisor que hasta diciembre sólo se había transferido de manera leve, comenzó a percibirse este año en las diferentes modalidades de crédito. Ya las tasas de captación (de ahorro) y de los créditos preferenciales y de tesorería habían comenzado a incorporar las alzas del Banco de la República. Pero en el caso de los préstamos de consumo y con tarjetas de crédito no se habían percibido los incrementos del Emisor, al contrario bajaron, lo que se atribuye más a la existencia de los topes de usura. Cabe recordar que para el período enero-marzo, la Superintendencia Financiera bajó a 20,75 por ciento la tasa máxima permitida para los créditos de consumo y comerciales. Ello obligó a los bancos a reducir las tasas que venían cobrando, para no quedar sobre la usura. Pero lo cierto es que ahora comenzaron a notarse los primeros incrementos en estas modalidades de crédito. Según el Banco de la República, hace un mes los bancos estaban aplicando en promedio, para las compras con tarjetas de crédito a 18 meses una tasa del 19,46 por ciento. La tasa ya subió a 20,7 por ciento en casi todas las entidades. Por su parte, el crédito comercial ordinario también ha comenzado a subir. A comienzos de año, se conseguía un préstamo en esta modalidad al 13,44 por ciento efectivo anual, hoy está entre 14,5 e incluso 15 por ciento, dependiendo de los montos. Cabe anotar que el crédito comercial, está afectado por la DTF, pues es la base de muchos bancos para determinar la tasa y justamente, las alzas del Emisor se han reflejado primero en las DTF (tasa de captación de depósitos a 90 días). El microcrédito tampoco se ha quedado atrás en las alzas. En esta modalidad el tope a partir del cual se considera usura está en 32,09 por ciento. Pues bien, las tasas hace un mes oscilaban entre 23 por ciento para microcrédito diferente a leasing y 31,99 por ciento, dependiendo de la entidad financiera. Hoy el rango se estrechó, está entre 26,3 y 31,9 por ciento. La fiesta de las tasas de interés bajas parece también llegar a su fin para la vivienda. Después de la agresiva competencia que comenzó el año pasado, los bancos moderaron sus ofertas. A solo tres meses la tasa para vivienda diferente a VIS en pesos se situaba en 13,72 por ciento. Hace un mes se ubicó en 13,79 por ciento, para ascender a 14,13 por ciento e incluso hasta 15 por ciento dependiendo de los clientes. En vivienda diferente a VIS en UVR la tasa se ha movido entre 8,48 (más la UVR) y 8,9 por ciento. Lo cierto es que la banca comenzó a revisar las tasas. El margen de intermediación se ha reducido en los últimos meses y aunque los bancos siguen entusiasmados entregando crédito, no estarán por mucho más tiempo dispuestos a bajar su margen de ganancia. NUEVOS TOPES PARA LA USURA Mañana la Superintendencia Financiera deberá certificar los nuevos topes máximos para las tasas de crédito para el trimestre abril-junio en las modalidades de consumo y comercial. Después de la confusión que generó la entidad con los cambios aplicados, para estas dos modalidades de crédito se venía aplicando una tasa máxima de 20,75. Aunque la metodología para determinar la tasa será revelada hoy, se presume que la nueva certificación recogerá los incrementos que ya muestra el mercado. También habrá una nueva certificación para microcrédito que está en 32.09. Esta se aplicará para un año. Sigue alta la demanda por préstamos El viernes, la junta del Emisor explicó que “la demanda y el crédito continúan mostrando un alto dinamismo” lo que en parte, aconseja incrementos de las tasas de interés. Y en efecto, las cifras de cartera a febrero de 2007 reflejan una expansión generalizada en las cuatro modalidades de crédito. El de consumo y microcrédito presentan las variaciones más altas con tasas del orden de 41,3 por ciento y 25,4 por ciento en términos reales, respectivamente. La comercial se incrementó 23,1 por ciento y la hipotecaria 9,6 por ciento. Aunque la calidad de cartera se ubicó en 2,84 por ciento, un punto porcentual menos que en febrero del año anterior, la cartera de consumo presenta un leve deterioro en su indicador de calidad. Este se situó en 5,0 por ciento, frente a 4,4 por ciento de febrero del 2006.

Siga bajando para encontrar más contenido