Compras de medicinas no incluidas en el POS se concentrará en Caprecom, decidió el Gobierno

Esto, con el fin de reducir el valor de los recobros de las EPS al Fosyga, que depende del Ministerio de la Protección Social.

POR:
noviembre 04 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-11-04

Por los recobros, "la sostenibilidad del sistema de salud está seriamente amenazada", enfatizó el viceministro Técnico, Carlos Jorge Rodríguez.

Cuando por un fallo de tutela o una orden de un comité las EPS entregan a sus afiliados medicinas No POS, su valor es recobrado al Fosyga, que depende del Ministerio de la Protección Social.

Este año, el Fosyga pagará a las EPS más de 1,5 billones de pesos por medicinas, insumos y procedimientos que no están en el POS, pero los excedentes de esa cuenta se estiman en 300.000 millones de pesos.

El faltante será cubierto con los excedentes del 2007 hacia atrás, ya que el año pasado el Fosyga pagó cerca de 1,2 billones de pesos en recobros, igual a los sobrantes del 2008 (el 80 por ciento del total de recobros corresponde a medicamentos).

Como en muchos casos un recobro supera hasta en cinco veces el precio de venta del laboratorio, el Ministerio concentrará en la EPS Caprecom las compras de los más recobrados y/o los más costosos que, al adquirirlos a precios más bajos, le quitará una
 sobrecarga al Fosyga.

"Estamos adelantando negociaciones con los laboratorios farmacéuticos, lo que nos permitirá establecer un precio máximo al recobro", señaló el Viceministro, quien espera que el esquema arranque este mes.

Caprecom proverá a las EPS de medicamentos No POS; si alguna de ellas lo compra por su cuenta "debe saber que tendrá un precio máximo de recobro", reiteró el funcionario.

Juan Manuel Díaz-Granados, presidente de Acemi, gremio de las EPS privadas, dijo que estas le facturan al Fosyga lo que los proveedores les cobran a ellas.

El presidente de Afidro (que agrupa a las multinacionales farmacéuticas, señaladas como responsables de los altos precios de algunos medicamentos), Francisco de Paula Gómez, anotó que el problema está a lo largo de la cadena, que parte desde que la  industria vende las medicinas y termina con el recobro. Esas cadenas son muy diferentes y puede haber varios intermediarios.

En efecto, un medicamento puede pasar por varios intermediarios (distribuidores de EPS, mayoristas, cooperativas de hospitales e IPS), cada uno de los cuales aumenta su precio antes de llegar la cuenta de cobro al Fosyga.

Por lo tanto, agregó Gómez, no necesariamente la responsabilidad es de las EPS; algunas muy serias y responsables hacen un control estricto de este tema.

El Fosyga les reconoce a las EPS el valor que aparece en la factura, comentó Rodríguez, quien agregó que en este campo "se han usado argucias legales, pero no legítimas. Poner intermediarios en la cadena para elevar el valor del recobro es una práctica  que no puede ser tolerada".

Para Alberto Bravo, presidente de Asinfar (gremio de los laboratorios nacionales), la falta de competencia en algunos productos, generada por protecciones como
patentes y datos de prueba, encarece los medicamentos.

Si las compras centralizadas son de medicinas que no tienen competencia y por lo tanto sus precios son altos, la idea del Gobierno es buena, comentó Bravo.

De lo contrario, agregó, no se conseguirán mejores precios en el mercado nacional.

El Viceministro indicó que los resultados de un estudio de Afidro, del cual solo conoce presentaciones, son parecidos a los análisis del Ministerio: en algunos casos los recobros tienen márgenes razonables, comparados con los precios de venta de los
 laboratorios; en otros casos hay diferencias muy grandes.

Díaz-Granados pregunta: ¿qué es margen razonable? Y recuerda que fue el Gobierno el que liberó los precios de los medicamentos y que aunque puede regular los recobros No POS, "no lo ha hecho".

Cada intermediario de la cadena, agregó, le aplica un margen al precio, "lo cual es legítimo, en esto no hay ningún delito" y llamó al Gobierno a intervenir el mercado de los medicamentos No POS, bien sea a través del precio o de un porcentaje de intermediación.

Recobros triplican el precio

Datos del mencionado estudio de Afidro, que Juan Manuel Díaz-Granados tampoco conoce, indican que, por ejemplo, sobre el precio máximo de 5.062 pesos facturado por un laboratorio por Atorvastatina (medicina contra el colesterol y que es de las más recobradas el Fosyga, más 14.000 millones el año pasado), el recobro promedio fue el doble, 10.056 pesos, y puede llegar al triple.

Del Clopidogrel, utilizado para prevenir accidentes cerebrovasculares, se recobra desde 3.057 pesos la unidad hasta cerca de 12.000 pesos.

Del Alendronato, para tratar y prevenir la osteoporosis, el valor unitario recobrado va desde 2.891 pesos hasta 13.298 pesos.
Según Tatiana Andia, consultora del Observatorio del Medicamento, de la Federación Médica Colombiana, por siete productos de tres casas multinacionales (Roche,
Abbott y Novartis) el año pasado se hicieron recobros al Fosyga por más de 277.000 millones de pesos, que equivalen casi a la cuarta parte del total de recobros.

Siga bajando para encontrar más contenido