Confianza del consumidor sigue en picada

La profundización de la crisis financiera mundial y su impacto en Colombia, sumada a la reciente quiebra de las pirámides tienen hoy a los consumidores colombianos en su mayor nivel de pesimismo de los últimos cinco años. Por el lado de las empresas, el negativismo es aún mayor y está en los mismos niveles de 1999, año en que la economía nacional pasaba por un mal momento.

POR:
diciembre 27 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-12-27

Estas afirmaciones se desprenden de los índices de confianza que mide mensualmente Fedesarrollo, y que sirven como termómetro tanto de la disponibilidad a consumir de los hogares, como de las percepciones que tienen los empresarios para el desarrollo de sus negocios. De acuerdo con el estudio de Fedesarrollo, en noviembre el índice de confianza del consumidor se ubicó en 3,8 puntos, nivel que no se registraba desde julio de 2003, mientras que la confianza industrial, cuya medición está hasta octubre, quedó en -22 puntos lo que representa una caída con respecto a septiembre y de 27 puntos frente a octubre del 2007. La confianza de los hogares disminuyó porque, por un lado, cada vez son más los que consideran que su situación económica está peor que la de hace un año (el 37,5 por ciento de los encuestados frente a 31,04 por ciento que piensa lo contrario) y por el otro, porque los consumidores no ven con buenos ojos el próximo año en cuanto al crecimiento económico. Así mismo, aunque todavía es mayoritaria la posición de quienes dicen estar dispuestos a comprar bienes durables (52,9 por ciento de los encuestados), cada mes crece el número de personas que considera que el actual no es un buen momento para comprar dichos bienes (42,5 por ciento). Pero si cada vez hay menos gente dispuesta a comprar bienes durables (electrodomésticos, computadores, etc.) en lo que respecta a la adquisición de vivienda el panorama no es mejor. Según la encuesta de Fedesarrollo, el balance entre quienes están dispuestos a comprar un techo propio y los que no, se ubicó en noviembre en -1,7 puntos, nivel no registrado desde abril de 2003. Con respecto al mes anterior, el balance de la pregunta disminuyó 20,1 puntos y a noviembre de 2007, 36,3 puntos. Además, los consumidores prevén un aumento del desempleo durante el 2009. Así lo afirmó el 54,9 por ciento de los encuestados, mientras que un 17,5 por ciento ve una caída de la desocupación y el 27,7 por ciento restante espera que el desempleo se mantenga en niveles similares, hasta octubre pasado la tasa de desempleo estaba en 10,1 por ciento. Por ciudades, los hogares más pesimistas son los de Medellín, ciudad cuyo índice de confianza se ubicó por primera vez desde septiembre del 2004 en terreno negativo -1,5 puntos. En el polo opuesto está Barranquilla con un nivel de confianza de 20,1 puntos. Por estratos, los más optimistas son los de menores ingresos. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido