La confianza inversionista

En el caso particular de Colombia, es también claro que la confianza inversionista depende de mantener y reforzar la política de seguridad interna desarrollada por la administración Uribe.

POR:
agosto 11 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-08-11

Según el presidente Álvaro Uribe, uno de los principales pilares de su administración y al cual es necesario darle seguimiento, ha sido la creación de una confianza inversionista. El Presidente tiene total razón cuando se considera que durante sus dos administraciones se ha logrado recuperar la inversión total respecto al Producto Interno Bruto. Ésta virtualmente se duplicó entre el 2001, cuando alcanzó el 13 por ciento del PIB, y el 2008 que, no obstante la crisis financiera internacional, permitió alcanzar un índice del 21 por ciento. Ahora bien, como lo señalan las estadísticas, en el caso nuestro ese incremento ha estado jalonado por la inversión privada tanto de colombianos como de extranjeros.

Respecto a la Inversión Extranjera Directa, lo más sobresaliente es que se ha mantenido inclusive durante la crisis. Como lo indica el reciente Informe del Banco de la República al Congreso, la IED logró en lo corrido del año hasta marzo US$2.528 millones de dólares, cifra ligeramente inferior a la del mismo período del 2008, año que experimentó un pico histórico. Otros indicadores que reflejan la confianza en Colombia se advierten al analizar que durante la crisis financiera global se ha mantenido el acceso a los mercados internacionales de capitales, como lo evidencia la colocación de bonos de deuda pública en el exterior y los de empresas como Ecopetrol.

De acuerdo con un libro reciente de Akerlof y Shiller, titulado Animal Spirits, el concepto de confianza es fundamental. La confianza en la economía es un acto racional. La gente usa la información disponible para adoptar las decisiones más adecuadas. Cuando la gente tiene confianza compra bienes y servicios. La confianza es esencial para estimular y promover la inversión. Pero, según los autores, el concepto de confianza va más allá de lo racional. Para éstos, cuando hay confianza se producen efectos multiplicadores en la economía que hacen que el progreso económico y social sea mayor al proyectado. Si se pierde la confianza los mercados de crédito se congelan y las entidades financieras dejan de creer en la capacidad de repago de las obligaciones de sus clientes. Ni siquiera las empresas pueden obtener préstamos sencillos para capital de trabajo.

Ahora bien, lo que resulta más difícil de dilucidar son los determinantes reales de esa confianza inversionista. Es claro que depende de un buen manejo macroeconómico tanto desde el ámbito fiscal, como monetario y cambiario. Una política fiscal responsable que permita consolidar una deuda pública manejable en el mediano plazo resulta esencial. Asimismo, los analistas dan especial énfasis al régimen de tasa de cambio flexible establecido en Colombia desde 1999 y el disponer de instituciones independientes como el Banco de la República, lo cual da apoyo a esa confianza. Menos evidente para los economistas son las ventajas para la confianza inversionista del régimen de exenciones y beneficios tributarios que se han establecido desde el 2002.

Pero, en el caso particular de Colombia, es también claro que la confianza inversionista depende de mantener y reforzar la política de seguridad interna desarrollada por la administración Uribe; de la presencia de un régimen democrático y del imperio de la ley. Son indispensables unos órganos legislativos y judiciales que operen adecuadamente. El gran interrogante que tenemos todos los colombianos es si la confianza inversionista está vinculada también con la dirección personal del Estado por parte del Presidente.

En su ausencia, lo fundamental es que su sucesor esté en capacidad de liderar a los colombianos como lo ha hecho Álvaro Uribe Vélez. Un debate amplio entre los precandidatos de los diversos partidos sobre la confianza inversionista y la Seguridad Democrática sería fundamental para facilitar la escogencia de las mejores opciones para sucederlo. 


rjunguito@fasecolda.com

Siga bajando para encontrar más contenido