Las consultas médicas en línea ganan popularidad en EE.UU.

Las consultas médicas en línea ganan popularidad en EE.UU.

POR:
junio 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-06-30

Jane Rust despertó temprano un día del año pasado y descubrió que su ojo izquierdo estaba rojo, hinchado y le picaba. Se conectó al sitio Web de su doctor y escribió un mensaje describiendo sus síntomas y preguntando qué hacer.

A media mañana, el ama de casa de 61 años no sólo tenía un diagnóstico (conjuntivitis, probablemente contraída de uno de los niños en su clase de catequesis) sino que también una receta médica para recoger en la farmacia. "No tuve que interrumpir mi día" dijo Rust, quien vive en el estado de Tennessee, EE.UU. "Es mucho más eficiente".

Este año, 39% de los doctores afirmó que se comunica con sus pacientes en línea, un aumento en relación a cinco años atrás, cuando el porcentaje era de 16%, según la firma de información sobre salud Manhattan Research, una unidad de Decision Resources Inc. Hasta ahora, la comunicación digital entre pacientes y médicos ha tenido un uso sencillo, como pagar cuentas, enviar resultados de laboratorio y hacer citas, pero más personas usan la computadora para evitar un viaje al consultorio.

A pesar de que el número de médicos que realiza visitas digitales es aún muy pequeño, la práctica de medicina en línea crece debido a que muchas aseguradoras han empezado a cubrirlas, aunque reciben honorarios más bajos que por las citas médicas tradicionales en el consultorio.

"Si este servicio se valora, y si se paga, veremos a muchos más médicos que lo adoptan", afirma Ted Epperly, un doctor del estado de Idaho, que es el presidente de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia. Epperly les ofrece visitas en línea a sus pacientes, pero actualmente sólo el 3% de los miembros de la asociación médica hace lo mismo. Esa baja tasa de participación, sin embargo, no refleja el amplio uso de herramientas digitales menos formales como el correo electrónico para comunicarse con los pacientes.

Médicos que ofrecen consultas digitales afirman que este formato funciona mejor con aflicciones simples, generalmente cuando el paciente está muy ocupado o muy lejos como para ir a la consulta en persona. Sinusitis, síntomas de gripe y resfriado, tos e infecciones urinarias son algunas de las condiciones más comunes en este servicio.

Louis Petrillo, un psicólogo de 57 años que vive en el estado de Nueva Jersey, afirma que recurre habitualmente al médico de su familia, Robert Eidus, para pedirle consejos por Internet sobre su frágil madre de 90 años, quien tiene dificultades para realizar visitas al consultorio. Su hijo, que vive lejos de casa mientras estudia en la universidad, también hizo una visita en línea cuando tuvo problemas de sinusitis. "Puedo acudir a su consultorio virtual en cualquier momento", asegura Petrillo. El psicólogo considera que la atención en línea funciona mejor principalmente porque el doctor Eidus conoce los problemas habituales de los miembros de su familia.

Pero los médicos no suelen tratar ciertos problemas a través de consultas en línea, en especial dolores en el pecho u otros síntomas que pueden ser señales de una emergencia. Algunas asociaciones médicas estatales tienen reglas que limitan el uso de las consultas digitales, incluyendo que los doctores vean al paciente en persona antes de recetar un medicamento.

Incluso con afecciones menores, muchos doctores sólo ofrecen visitas digitales a sus pacientes regulares, por temor a recibir demandas y además porque consideran que las visitas en persona son importantes para discutir cuestiones de salud más amplias.

Las empresas de salud que cubren las visitan digitales a menudo requieren el uso de ciertas tecnologías o formatos, en parte para cumplir con requisitos federales de privacidad en EE.UU. pero también para asegurarse de que una visita digital es legítima. Las empresas afirman que inicialmente temían que los médicos pudieran intentar aumentar sus ingresos al hacer un uso excesivo de las comunicaciones en línea, o clasificar mensajes rápidos enviados por e-mail como visitas que pueden cobrarse. Pero hasta ahora eso no ha ocurrido, afirman las empresas de salud. Los planes de cobertura médica también suelen tener como requisito que las visitas en línea sean iniciadas por los pacientes.

Otra opción son las visitas en línea en vivo, para las que se usa tecnología de empresas como American Well Corp. La firma creó un sistema codificado para permitir una interacción en tiempo real entre doctores y pacientes, utilizando video por Internet, chat en vivo o una conversación por teléfono celular conectada a través de un sistema informático.

Cuando una empresa de cobertura médica no paga por las visitas en línea, algunos doctores les piden a sus pacientes entre unos US$20 a US$35, mucho menos que lo que cobran por una consulta en persona. La tarifa más baja refleja el hecho de que las visitas digitales suelen ser menos demandantes y le llevan menos tiempo al doctor. 

Siga bajando para encontrar más contenido