Convenio para impulsar la vivienda

La Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) y la Federación Nacional de Departamentos sellaron una alianza para atender el déficit de vivienda cualitativo y cuantitativo que es de, aproximadamente, 3,8 millones de unidades.

POR:
septiembre 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-09-30

Según Martha Pinto de de Hart, presidenta de Camacol, de estas, 1,3 millones deben construirse en los próximos 20 años, y por eso se requiere el compromiso de las gobernaciones. Para ello se plantea la necesidad de fortalecer la estructura administrativa departamental, que según Luis Jorge Sánchez, Gobernador del Huila y presidente de la Federación Nacional de Departamentos, es insuficiente. “Estamos determinando con el Gobierno cuál es el alcance de un estudio que le pedimos a Camacol, en el que hay varios puntos claves”, anota Sánchez. La presidenta de Camacol destaca algunos de ellos: Por ejemplo, es preocupante que las gobernaciones no aparezcan en la Constitución Nacional como actores importantes en el tema de vivienda. “De ahí la urgencia de que este sector se beneficie de las regalías y del sistema general de participación, proceso en el que las Gobernaciones serían claves”, agregó Pinto, quien recordó que para reducir el déficit hay que construir 348.000 viviendas anuales, en los próximos 20 años. Según Camacol, de esta necesidad habitacional, 40 por ciento (es decir, 137.000 unidades) corresponde a viviendas de interés prioritario, que por las características de los hogares que los demandan requieren atención urgente y un importante apoyo fiscal. VIP, MÁS DEMANDADA “Esta demanda prioritaria supera el 50 por ciento de la necesidad total en la mayoría los departamentos del norte (Bolívar, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre), al igual que en Vichada, Guaviare, Caquetá”, advierte el estudio presentado ayer en la Federación Nacional de Departamentos. A esto hay que agregarle que Cundinamarca, Valle del Cauca, Antioquia y Atlántico concentran más del 50 por ciento de lo que se requiere en total, y 42 por ciento de la demanda prioritaria por vivienda. Camacol también sugirió implementar los Planes Departamentales de Vivienda (PDV) para gestionar fuentes de recursos de múltiples orígenes (Nación, departamentos, municipios). “Esta figura –que se ha manejado con éxito para el sector de agua potable y saneamiento básico, a través de los Planes Departamentales de Agua– permitiría apoyar municipios cuya solución habitacional excede las posibilidades de sus finanzas”, dice el informe. Allí también se sugiere involucrar la gestión de recursos públicos para facilitar su control y ejecución, y –de esta forma– permitir la participación del sector privado. Igualmente recomienda, con los PDV, delegar funciones de la política de vivienda en las gobernaciones aprovechando su capacidad institucional y técnica (ver recuadro con otras iniciativas de los PDV). Planes departamentales sectoriales A través de los Planes Departamentales de Vivienda (PDV), que recomendó Camacol, se aumentaría la capacidad de ejecución de recursos fiscales de los departamentos para el desarrollo de proyectos de vivienda en las regiones; además, se reduciría la siniestralidad de los proyectos que hacen las entidades territoriales. Camacol también sugiere que los PDV se inicien en los municipios que tengan las fases más avanzadas de ejecución de los Planes Departamentales de Agua para garantizar la prestación de servicios de acueducto y alcantarillado como condición para edificar. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido