Cooperativas de Bogotá giraron $12.600 millones a la educación del Distrito

Desde hoy la Secretaría de Educación de Bogotá comenzará a distribuir unos 85.000 kits escolares entre estudiantes de escuelas y colegios de estratos 1 y 2 comprados con parte de los excedentes del 2004 de las cooperativas de la capital de la República.

POR:
enero 30 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-01-30

Así mismo, con los recursos se adelantan trabajos de construcción de tres colegios para estratos bajos y se seleccionarán unos 30 bachilleres para que cursen programas completos de educación técnica o tecnológica en instituciones de educación superior. Estos proyectos se están llevando a cabo con recursos que por 12.600 millones de pesos aportaron las cooperativas bogotanas, producto de los excedentes (ganancias) obtenidos en el 2004. Hay que recordar que el sector cooperativo está exento del pago del impuesto de renta, simpre y cuando destine el 20 por ciento de sus excedentes a programas de educación. Hasta el 2003 dichos programas eran elegidos por las propias entidades, tal como está contemplado en la normatividad cooperativa, que le otorga autonomía al sector en el destino final de esos recursos. Sin embargo, con el decreto 2880 del 2004 el Gobierno determinó que las cooperativas ya no tendrían independencia en el manejo del 20 por ciento del excedente y que de ahora en adelante deberían dirigir los recursos a programas avalados por el Icetex y las secretarías de educación. No obstante, durante todo el 2005 se presentaron demoras entre las solicitudes para aplicar los excedentes cooperativos y las certificaciones de las secretarías de educación, por lo que las entidades que no acataran la orden del Gobierno se verían sometidas al cobro del impuesto a la renta por parte de la Dian. Según Carlos Ernesto Acero, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Cooperativas, Ascoop, los cálculos de aplicación de excedentes a educación en Bogotá ascendían a 18.000 millones de pesos, pero estimaciones oficiales indican que unos 5.000 millones fueron destinados a programas del Icetex, por lo que pudo haber sido un número muy reducido de entidades las que dejaron de cumplir con la norma.

Siga bajando para encontrar más contenido