Finanzas

Cosecha de reyes

Sus abuelos están felices y campantes en sus respectivos tronos ejerciendo el ostentoso título de reyes. Sus papás, desde que nacieron hace 30 o 40 años, están preparándose y esperando el momento de reemplazarlos; mientras esto sucede los llaman príncipes y princesas. Y ellos, algunos sin uso de razón todavía, ya cargan con el peso de ser los futuros herederos de un reino que no es propiamente el del mundo mágico de Disney.

POR:
noviembre 05 de 2005 - 05:00 a. m.
2005-11-05

La tercera generación de monarcas de las casas reales de Europa está creciendo rápidamente. Este año, por ejemplo, o para ser más exactos, este semestre, se han dado cuatro nacimientos reales, los dos más importantes por ser primogénitos, o sea, directos herederos de la corona, son el hijo de príncipe Federico de Dinamarca y su esposa Mary Donaldson, a quien todavía no le ponen nombre, y la ya muy popular Leonor, hija del heredero al trono de España don Felipe de Borbón y Grecia y su esposa doña Letizia Ortiz. Los otros bebés, Alexia Juliana Marcela Laurentien, la segunda hija de los príncipes de Holanda, Guillermo y la argentina Máxima Zorreguieta, y Emmanuel, tercer hijo de los príncipes de Bélgica, Matilde y Felipe, entran a formarse en la fila de los sucesores en un segundo y cuarto lugar en sus respectivos reinos, después de sus padres y sus hermanos mayores. A la holandesa Alexia la antecede Catharina Amalia, que cumple 2 años en diciembre. Y Emmanuel tiene por delante a su hermana mayor, la princesa Elisabeth, que tiene 3 años, y su hermano, el príncipe Gabriel, de 2 años.En diciembre habrá otro nacimiento real: el segundo hijo de los príncipes de Noruega, Haakon y Mette-Marit, que acompañará a Ingrid Alexandra, que ya va para 2 años de edad. También hay que contar, pero no con derechos monárquicos, al hijo de 8 años que tiene Mette-Mari de una relación anterior. Si a estos bebés se les suman sus pequeños primos y primas, que también están en la línea de sucesión pero en un lejano -que para este caso resulta remoto- quinto o séptimo lugar, la verdad es que esta tercera generación se multiplica rápidamente. Entre Bélgica, Holanda, Dinamarca, España y Noruega hay 16 pequeños menores de 10 años. Mejor dicho, las monarquías se están asegurando de que esa figura tantas veces cuestionada, que logró llegar al siglo XXI, también corone y pueda ver la luz del siglo XXII.- REVUELO NACIONAL La pequeña Leonor, con tan solo cinco días de nacida, a penas se está enterando de que llegó al mundo mientras el mundo, por lo menos el pequeño mundo de sus padres, está alborotado tratando de hacer todo lo posible para que, llegado el momento, que puede ser fácilmente dentro de 50 años, ella pueda ser la reina de España y no se quede con el consolador título que tienen sus tías Elena y Cristina: el de Infantas, por el machista artículo 57 de la Constitución española, que dice que quienes heredan el título son los varones. Por eso, Presidente y legisladores comienzan a estudiar la forma de reformarlo y así las mujeres tengan los mismos derechos de los hombres en la sucesión, lo que va mejor con el principio de igualdad que consagra el artículo 14 de la misma Carta Magna al establecer que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo o religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. La discusión va para largo y tiene mucho de político. Además, el proceso hay que hacerlo con pinzas y guantes de oro -no porque sean reyes- sino para no equivocarse y que terminen las actuales infantas sentadas en el trono y no el carismático príncipe Felipe, de 37 años, que tanto tiempo lleva preparándose para suceder a su papá, don Juan Carlos.Mientras las instituciones deciden su futuro, la niña Leonor recibirá tratamiento de Alteza Real y será Infanta de España. Cuando sus progenitores se conviertan en Reyes, recibirá el título de XXXVI Princesa de Asturias, por encima de sus seis primos.Su tía, la infanta Elena tiene dos hijos: Felipe Juan Florián, de 7 años, y Victoria Federica, de 5. Y su otra tía, la infanta Cristina tiene cuatro: Juan Valentín, 6 años; Pablo Nicólás, 5 años; Miguel, 3 años, e Irene, que nació este año.Ese problema de las sucesiones femeninas también lo tienen en Noruega, donde están pendientes de una reforma de las leyes. - TÍTULOS EN EUROS Leyes y descendencia se aseguran de la continuidad, al tiempo hay que hacer las reservas presupuestales porque sostener a las familias reales cuesta, con todo y que las nuevas generaciones son más relajadas.Al casarse, hace año y medio, al príncipe danés se le hizo un aumento a su asignación de 660.000 euros anuales que venía recibiendo. Los príncipes de Noruega, también disponen de sueldo propio. Reciben 1,74 millones de euros de los presupuestos generales, de los que emplean 1,16 millones en pagar al personal de su residencia , a las afueras de Oslo, y en gastos de representación. El resto, 580.000 euros, se los reservan para su uso privado.Desde 1980, tal y como estableció la Constitución del 78, la Familia Real española recibe anualmente una dotación económica, que el Rey distribuye libremente. El presupuesto para el 1004 fue de 7.513.370 euros.- TRONO DEL CRISANTEMO CAMBIOS. La monarquía hereditaria más antigua del mundo, la japonesa, también está en apuros porque el príncipe heredero Naruhito y la princesa Masako, tienen un única hija: la princesa Aiko, de 3 años de edad. El primer ministro Junichiro Koizumi, encargó a un selecto comité el estudio de “la cuestión de la sucesión femenina”. Se espera el veredicto final.- MONARQUÍA INGLESA HEREDEROS. En Gran Bretaña les llevan ventaja a las otras monarquías europeas. Mientras en los países bajos, nórdicos y en España los príncipes son jóvenes parejas entre los 30 y los 40 años que a penas están formando sus familias, el heredero al trono inglés, Carlos, ya tiene 52 años y va por su segundo matrimonio, con Camila Parker, después de la trágica muerte de la popular Diana Spencer. Su dos hijos, William y Harry, ya son mayores de edad, van a al universidad y viven solos. Y su abuela, la Reina Isabel II, de 79 años, lleva 43 años en el trono y todavía se le ve muy bien. En este país, de vez en cuando surge la discusión sobre si el heredero al trono debiera ser William y no su papá, pues resultó muy carismático.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido