close
close

Finanzas

El crédito de consumo continúa disparado: crece al 25 %

Pese a que subió el endeudamiento, la morosidad es baja y hay altos niveles de provisiones.

Archivo Portafolio.co

Consumidores

Archivo Portafolio.co

POR:
octubre 11 de 2011 - 02:57 a. m.
2011-10-11

Los saldos de cartera de los establecimientos bancarios en el país continúan disparados, en especial el microcrédito y los préstamos de consumo. Al mismo tiempo, la carga financiera de los hogares colombianos ha aumentado en los últimos meses. En medio de una amenaza de una nueva crisis financiera internacional, y en una coyuntura en la que incluso organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han lanzado alertas con relación al dinamismo del crédito en América Latina, es normal que se generen inquietudes.

Pero la realidad es que lo que está pasando en Colombia todavía no da para prender las alarmas. Hasta agosto pasado, el saldo total de la cartera de crédito superó los 200 billones de pesos. Según la Superintendencia Financiera, hay crecimiento en todas las modalidades, aunque sobresalen el microcrédito, con un aumento de 36 por ciento, así como en consumo que completa un alza anual de 25 por ciento.

Así mismo, el Reporte de Estabilidad Financiera del Banco de la República señala que por cada 100 pesos que reciben las familias colombianas, destinan 15,4 por ciento al pago de deudas (13,6 pesos para préstamos de consumo y 1,8 por ciento para vivienda). Al cierre del 2010, el dato era de 14,9 por ciento. 

Estos datos no sorprenden, en la medida en que ya se sabe que el consumo privado ha sido el motor de la economía en lo corrido de este año. No obstante, la preocupación está en que el excesivo endeudamiento genere algún tipo de problema en el sistema financiero. La presidenta de la Asociación Bancaria, María Mercedes Cuéllar, señala que el ritmo de crecimiento del crédito aún no es un tema crítico.

“Un crecimiento como el actual no creo que sea motivo de preocupación, pero si llegamos a los niveles de hace 4 o 5 años en que llegó a aumentar en 50 por ciento, esa sí sería una señal de alerta muy grande”, dijo la directiva. A esto, añade que la tasa de crecimiento actual es alta si se tiene en cuenta el ritmo de la economía, y considera que “es importante que el consumo siga financiándose, pero hay que estar muy encima para que el crédito no se vaya a desbordar”.

AUMENTO SALUDABLE

No obstante, el ritmo de crecimiento no es el único elemento que hay que tener en cuenta.  Augusto Acosta, ex superintendente financiero, explica que “hay que ser prudentes y estar atentos a que el crecimiento no sea peligroso, pero el conjunto del resultado de la cartera no es negativo. Hay indicadores de cartera vencida históricamente bajos y provisiones muy altas, pero además la rentabilidad de los bancos y los índices de solvencia son muy buenos”.

Un tema clave es la morosidad de los usuarios del crédito. Datos de la Superfinanciera señalan que, en términos generales, por cada 100 pesos prestados hay 2,8 pesos en mora, uno menos que hace un año. Y en el segmento de consumo, por cada 100 pesos prestados hay 4,5 pesos que figuran como vencidos, mientras que en agosto del 2010 eran casi seis pesos.

Esta mejora en la calidad de cartera tiene que ver con dos factores. Además de que los colombianos son ‘buenas pagas’, “pasados más de 10 años de la crisis en el país, se ha hecho un gran esfuerzo por reducir el riesgo de crédito, los bancos han aprendido a administrarlo y por ello empiezan a verse los resultados”, explica Acosta.

La más reciente encuesta de la situación del crédito realizada por el Banrepública muestra que, a la hora de desembolsar recursos, los bancos señalan que la capacidad de pago y la información financiera de los clientes son los elementos clave. Un informe de InterBolsa señala que “los bancos continúan aprovechando el apetito por crédito, las buenas condiciones de liquidez y la excelente calidad de cartera.

No existen aún señales de debilitamiento de las condiciones de crecimiento dentro del sistema y las utilidades dentro de los establecimientos de crédito continúan fuertes”.

LAS MEDIDAS NO SE HAN HECHO ESPERAR 

La cartera lleva un año creciendo a tasas de dos dígitos, lo cual ya ha desencadenado medidas de las autoridades.  Desde septiembre del 2010, los saldos de cartera total de los establecimientos de crédito traen tasas de crecimiento de dos dígitos.  Esto, sumado a la situación externa, ha provocado que las autoridades estén monitoreando el tema muy de cerca. 

Por un lado, el gerente del Emisor, José Darío Uribe, dijo recientemente que, de no ser por la coyuntura externa, el banco central habría continuado con el incremento en la tasa de intervención que había iniciado en febrero pasado, y con el cual el interés pasó de 3 a 4,5 por ciento. Por su parte, la Superintendencia Financiera dijo la semana pasada que la banca deberá aumentar sus provisiones. 

En ese sentido, las entidades que hayan asignado créditos de consumo sin las garantías suficientes, tendrán que provisionar el 75 por ciento de los mismos y elevar ese respaldo al ciento por ciento si se llega a presentar una morosidad superior a los 90 días. Actualmente, el nivel de cubrimiento de la cartera de consumo está en 135,4 por ciento.

AUMENTA EL USO DE LAS TARJETAS 

Parte del incremento en los créditos de consumo tiene que ver con que hay más tarjetas de crédito y que además han aumentado los saldos de cartera utilizando este instrumento. Según las cifras de la Superinten- dencia Financiera, en agosto pasado había 8,9 millones de plásticos, 15,3 por ciento más que un año atrás.

En dicho mes hubo 224.000 tarjetas activas, frente a 174.000 del año pasado. Y el saldo de cartera mostró un crecimiento de 25 por ciento, pues pasó de 10,4 billones de pesos en agosto del 2010 a 13,07 billones en el mismo mes de este año.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido