'Si la crisis se prolonga, afectará a América del Sur', asegura ex presidente del BID

Eso dijo el titular de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), Enrique Iglesias, en una entrevista publicada este domingo y agregó que podría haber sido peor.

POR:
diciembre 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-12-28

''En general, la crisis en América Latina golpea mucho menos de lo que pudo haber golpeado en otras épocas'', afirmó el ex presidente del BID al diario 'El País', de España.
  
''Los países han estado creciendo en los últimos años vigorosamente. Uruguay es un caso muy claro de ese crecimiento y es difícil reproducir el clima que se vive hoy en Europa y Estados Unidos, donde la crisis ha golpeado muy fuerte y la caída del PIB (Producto Interno Bruto) ya es un hecho palpable y muy sentido por la población y las empresas'', agregó.
   
Aseguró que la región está mejor preparada que nunca, pero ''esa crisis, de prolongarse en el tiempo, nos va a afectar inevitablemente''.
  
Iglesias señaló que la crisis que viene de afuera proviene de varios caminos: la  caída de los precios de las materias primas, la escasez del crédito que viene acompañado de una suba en la tasa de interés, el cierre de ciertos mercados que ahora son mucho más prudentes y la caída de las inversiones, porque las empresas prefieren esperar a ver qué pasa.
   
''Si bien es cierto que América Latina no va a tener recesión y va a crecer, tenemos que tener en cuenta que hay que preparase para los impactos que eventualmente podamos tener'', subrayó.

El titular de la Segib elogió las medidas tomas por Argentina, Brasil y Uruguay para hacer frente a la crisis.

''Ya se está percibiendo una baja en las tasas de interés, pero fundamentalmente están tratando de mejorar el nivel actividad con un mayor gasto fiscal sobre todo en infraestructura, en apoyo a algunos sectores como en el caso de Argentina, con la reducción de las retracciones al sector agropecuario'', indicó.
   
''En general hay una gran cantidad de pequeñas medidas que tienden todas a sostener la demanda y a evitar la caída de la producción'', complementó.

Iglesias dijo que nadie puede definir con claridad cuándo y cómo terminará la crisis, aunque anotó que un factor que ''despierta expectativa'' es la asunción de Barack Obama como presidente de Estados Unidos.
  
''Si Obama logra, no solamente introducir recursos para dinamizar la economía, sino también un clima de confianza, Estados Unidos la 'compra' fácilmente porque es un país optimista y predispuesto a este tipo de actitudes. Ahí hay una esperanza, que es buena para los 'americanos' y para todo el mundo'', enfatizó.
   
Consideró también que ''si la crisis comenzara a revertirse en la segunda mitad del año que viene, (...) para nosotros sería una tormenta, pero no un terremoto. Si en cambio, las cosas continúan más tiempo, como es también una hipótesis posible, eso ya nos va a poner ante años futuros muy complicados''.
 

Siga bajando para encontrar más contenido