Crisis redujo flujo de inmigración hacia los países desarrollados, reveló informe de la Ocde

La crisis económica provocó que por primera vez desde los años 80 descendiera de forma "muy importante" el número de inmigrantes. Insta a los Estados a prepararse para cuando se reactive la economía.

POR:
junio 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-06-30

"Es la crisis y no las restricciones de los países ricos lo que ha provocado la caída de la inmigración. Los trabajadores inmigrantes que llegan al país y se instalan dicen a sus compatriotas que las condiciones laborales se han endurecido", explicó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

El informe señala que los inmigrantes son los que más sufren los efectos de la crisis económica, que se traduce en la pérdida de fuentes de trabajo y que provocan que la tasa de desempleo sea superior a la de los autóctonos.

Así, el índice de personas sin empleo en países como España, Irlanda o el Reino Unido es casi el doble entre los inmigrantes que entre los locales.

Durante los años de expansión económica, los inmigrantes ocuparon mayoritariamente puestos en sectores muy volátiles, con contratos casi siempre temporales, lo que los ha situado en la primera línea de las consecuencias de la crisis.

Además, éstos suelen tener un menor nivel de cualificación, y eso en muchos casos dificulta su reincorporación al mercado laboral.

El responsable de la OCDE aseguró que "el grifo de la inmigración no se puede abrir y cerrar a voluntad" y recordó que el envejecimiento de la población en los países desarrollados volverá a hacer necesario el recurso a la mano de obra extranjera.

Siga bajando para encontrar más contenido