SÁBADO, 13 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close

Finanzas

12 mar 2024 - 7:01 a. m.

¿Es posible dar marcha atrás a la dolarización de una economía?

Cuando un país recurre a este sistema lo hace con el objetivo de mejorar sus condiciones económicas, pero ¿qué pasa si quiere echarse para atrás?

Dólar

Dólar

iStock

POR:
Jessika RODRIGUEZ M.
12 mar 2024 - 7:01 a. m.

Desde su campaña política, el presidente de Argentina, Javier Milei, puso sobre la mesa la propuesta de dolarizar la economía del país. Una idea que tiene en miras proteger los ingresos de los agentes económicos en un contexto de alta inflación y baja credibilidad en la política económica.

Si bien este planteamiento se ve bien en papel, ¿qué implicaciones tiene llevarlo a la realidad?

(Lea más: EE. UU. vs. China: cuál es la economía con mayor peso en el mundo)

La dolarización es un proceso que se pone en marcha cuando un país comienza a reconocer el dólar estadounidense como medio de cambio o moneda de curso legal. La adopción de esta divisa puede ser empleada junto a la moneda nacional o en lugar de ella.

De acuerdo con David Pérez-Reyna, profesor de la facultad de economía de la Universidad de los Andes, la principal razón que motiva a una nación a dolarizarse es la pérdida de confianza de su moneda. "Esto ocurre cuando un gobierno emite muchos billetes para pagar sus gastos, lo que causa que cada billete alcance para menos, hasta el punto donde las personas ya no quieren hacer transacciones con esos billetes", explica.

En otras palabras, este escenario en el que el dólar se convierte en una especie de 'salvavidas' normalmente ocurre cuando la divisa local se ha vuelto inestable y ha comenzado a perder su utilidad como medio de cambio para transacciones de mercado. 

(Lea más: 'Depende de Argentina': secretario de Estado de EE . UU. sobre dolarización del país)

Los dos lados de la moneda

Para entrar a hablar de los pros y contras de este proceso, hay que introducir el rol que juega el billete verde en la economía mundial. 

Durante décadas, el dólar se ha mantenido a la delantera en el listado de las divisas del mundo, gracias a que cumple un papel esencial dentro de las reservas internacionales y es una pieza clave en el comercio global. Así mismo, es el referente de muchas transacciones entre países, empresas y demás.

A esta moneda también la respalda la fuerza de la economía que la emite. En ese sentido, Estados Unidos se ha mantenido al frente como la de mayor peso en el mundo, gracias a factores como su mercado dinámico, la estabilidad de su sistema económico, su alto nivel de inversión en innovación y la fortaleza de sus instituciones.  

Ahora bien, cuando una nación decide dolarizarse, le está apostando a generar unas mejores condiciones macroeconómicas. Así, al adoptar el dólar tiene la posibilidad de darle más estabilidad a los precios y poder adquisitivo a las personas. 

Dólar

Dólar.

iStock

(Vea: Qué tan cerca está la economía mundial de una posible desdolarización)

Su otra gran ventaja radica en que también incentiva a los gobiernos a mejorar sus finanzas, porque ya no pueden imprimir billetes para pagar sus gastos.

No obstante, no todo es color de rosa. De acuerdo con Alejandro Guerrero, asociado de Divisas de Credicorp Capital, uno de los grandes contras de este modelo tiene que ver con la perdida de las herramientas de control e independencia sobre la política monetaria del país. En otras palabras, limita el rol que tiene el banco central. 

"Recordemos que el banco central es el que emite la moneda y por ende es el mismo que tiene control sobre su precio. En este caso, al no tener una moneda propia como país, pues este queda expuesto a las decisiones que tenga la Reserva Federal (el banco central de EE. UU.) y esto obviamente repercute en su economía", destaca el experto. 

En este punto también hay que tener en cuenta otro aspecto clave y es que la dolarización por sí sola no puede 'salvar' la economía de un país. Este sistema también requiere el acompañamiento de políticas fiscales sólidas que permitan mantener el flujo continuo de divisas, para así garantizar la liquidez y darle lugar al funcionamiento óptimo de las finanzas. 

(Vea: ¿Dolarizar la economía argentina la alejaría de la devaluación?)

¿Se le puede dar reversa?

Así como una nación puede decidir subirse al tren de la divisa estadounidense, también puede bajarse en cualquier momento.

Según menciona Pérez-Reyna, es posible darle marcha atrás. "El uso del dólar es consecuencia de un acuerdo (con alguna ley/decreto de por medio), por lo que potencialmente se puede reversar", explica. 

Sin embargo, dar un paso al costado también implica un riesgo. En ese sentido, el experto señala que el principal está en volver a caer en los comportamientos gubernamentales que desencadenaron en la dolarización. Esto aplica más que nada para aquellos países que decidieron hacer una adopción completa y no parcial. 

Por esa misma línea, Guerrero menciona que otro factor de riesgo aunado a la desdolarización tiene que ver con el recuperar o establecer la credibilidad de la moneda local, así como instaurar nuevos organismos que la respalden, pues eso puede llevar más tiempo del esperado. 

Dólar

Dólar

iStock

(Vea: Dolarización de la economía: países latinos que lo han implementado y cómo les ha ido)

La dolarización de Zimbabue

Al observar los datos históricos, y para ejemplificar mejor el tema, existe registró de un país que adoptó la dolarización para estabilizar su economía, y después reintrodujo una moneda nacional. Ese caso es el de Zimbabue. 

El país africano se dolarizó en 2009 con el objetivo de poner en orden su economía. Este proceso no solo le permitió reducir su inflación, sino que también contribuyó a la expansión de su crecimiento económico. 

Sin embargo, esta nación no logró implementar las reformas estructurales necesarias para mejorar del todo sus condiciones financieras, incluyendo la falta de capacidad para imprimir billetes y financiar el gasto público. Así las cosas, para 2019, la nación dejó de lado el dólar norteamericano y le dio paso al dólar zimbauense, también conocido como zimdólar. 

La introducción de una nueva moneda local fracaso, no solo por no lograr mantener la paridad de la moneda local con el billete verde, sino porque la inflación desbordada volvió a aparecer. Esto llevó a que el Gobierno no tuviera otra alternativa que la de aceptar un sistema multimoneda, es decir, dando luz verde al uso de ambas divisas. 

(Más noticias: Advierten sobre 'vientos de depreciación' para el peso colombiano frente al dólar)

JESSIKA RODRIGUEZ M.
Portafolio

Destacados

Más Portales

cerrar pauta