Una cuenta de cobro

Contrario a lo que muchos creen y pregonan, lo que está pasando no es para rasgarse las vestiduras y por el contrario hay varios elementos que producen tranquilidad, así haya quienes desde la orilla derecha estén hablando de comunismo o totalitarismo.

POR:
diciembre 23 de 2005 - 05:00 a.m.
2005-12-23

Primero que todo, los planteamientos de esos líderes distan mucho de lo que pregonaba la izquierda hace 30 o 40 años. Por ejemplo, hoy no se habla de expropiaciones al capital u odio a la inversión extranjera, sino de algo con lo que nadie puede estar en desacuerdo: las prácticas extremas de capitalismo salvaje y el establecimiento de normas que garanticen una correcta operación. Un segundo factor es que todos esos nombres y los que vendrán han sido escogidos por sus pueblos en procesos abiertamente democráticos, también distantes de las dictaduras de otrora. Eso sin duda es importante por cuanto garantiza la pluralidad y evita las prácticas represivas, como Castro. No hay que ser ciesgos para certificar que esa izquierdización es el resultado de lo que durante décadas se ha sembrado en estos países, muchos de los cuales han hecho con juicio la tarea impulsada por el FMI y el Banco Mundial,con pobres resultados en términos sociales en temas tan vitales como la salud, la educación y el empleo digno. Tampoco es un momento para ver fantasmas o creer que todo esto está inspirado en una estrategia montada por Hugo Chávez y Fidel Castro para apoderarse de la región y enfrentar al imperio. Es más sencillo de lo que que creen los extremistas: Hoy los pueblos están pasando una cuenta de cobro a su dirigencia y también resulta evidente que hay desencanto y resentimiento hacia la política de Estados Unidos para el resto del continente, política que muchos califican de poco visionaria y errática en algunos frentes. El caso del anunciado muro en la frontera con México, refleja toda esa dimensión de la política norteamericana hacia el resto del continente que solo puede generar reacción negativa y alimenta ese sentimiento antiimperialista. El 2006 será definitivo para conocer lo que pasará. * * * * A todos los lectores de PORTAFOLIO, gracias por su paciencia y buena voluntad para con este columnista y que entiendan que aunque es un oficio apasionante y enriquecedor espiritualmente, también no es nada fácil, más si uno tiene su actividad principal en otros frentes. Feliz Navidad y para todos salud y prosperidad en el 2006. Mario Hernández Empresario exportador.

Siga bajando para encontrar más contenido