'Cura romana' para el sobrepeso, basada en la gonadotropina coriónica, promete reducción de hasta 15 kilos

Sus efectos se descubireron en los años 50 en Inglaterra. El médico ATW Simeons encontró que al utilizar la hormona HCG en los niños a quienes no les bajaban los testículos, ellos adelgazaban.

POR:
septiembre 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-19

Y lo que sucede, según Andrés Lucena, especialista en medicina antienvejecimiento, es que esta hormona elimina los depósitos anormales de grasa.

"La HCG actúa a nivel del cerebro y acelera y normaliza el metabolismo. Además, quita el hambre y da sensación de bienestar", dice.

Pero el tratamiento, que consiste en inyectarla a diario -entre 25 a 40 días- debe estar acompañado de una dieta baja en calorías. Los pacientes pierden entre 300 y 500 gramos diarios. Esto es entre 12 y 15 kilos en todo el tratamiento.

En la práctica, los hombres son los que mejores resultados obtienen con la cura romana y pierden más peso, además les aumenta la libido.

El tratamiento también se complementa con un sistema llamado Ondamed, una máquina de energía cuántica que trabaja con ondas electromagnéticas pulsadas y corrige la inflamación y el estancamiento energético. "Ayuda a controlar la ansiedad, el estrés y las adicciones a los alimentos.

También mejora el pronóstico para que el paciente no vuelva a subir de peso. De los pacientes, el 70 por ciento logra bajar y otro tanto consigue mantenerse", afirma Lucena.

La dieta que no permite el consumo de carbohidratos ni de azúcares, es lo que hace perder peso, pero según el médico, con la hormona el paciente no se desnutre.

Luego viene un período de estabilización de tres semanas en las cuales los pacientes no deben combinar grasas y carbohidratos, pero pueden comer todo lo que quieran, siempre y cuando sea natural y preparado en casa. "Nada de comidas rápidas ni de lo que anuncian las propagandas", recomienda el especialista.

La cura, según Lucena, tiene la ventaja de que el proceso no tiene un efecto de rebote. "Hay un período de estabilización y y las personas adquieren el hábito de comer poco" y dice que esa es la única manera de prolongar la vida por muchos años más.

Sin embargo, para el endocrinólogo Hernán Yupanqui, presidente de la Fundación Colombiana de Obesidad, las inyecciones con hormonas para mover grasa no son lo más adecuado. "Las primeras alternativas a la hora de bajar de peso, deben ser la dieta y el ejercicio".

Por su parte, el deportólogo Felipe Daza, director médico de Bodytech, sostiene que los tratamientos hormonales no son lo más adecuado para perder peso, pues la mayoría tiene efectos colaterales. Es probable que adquirir buenos hábitos cueste un poco al principio, pero luego el organismo se acostumbra.

Causas

Para Andrés Lucena es común el aumento de peso por problemas de tiroides, estrés, la presión por estar bello, el desorden en las comidas o los alimentos 'chatarra'.

Tampoco hay que confiarse de los azúcares artificiales que hacen que el cerebro envíe más señales de hambre.

Siga bajando para encontrar más contenido