Declaración de Praga

La Asociación de Universidades Europeas se reunió en Praga del 18 al 21 de marzo, para examinar los retos que la crisis económica mundial tiene sobre las instituciones educativas, y particularmente sobre las de educación superior. En el texto de la Declaración el mensaje central a los líderes políticos y a quienes toman las decisiones económicas en los países, es el de combatir la crisis invirtiendo en la educación superior y en la investigación. Sus recomendaciones van más allá de las medidas coyunturales que se han tomado para buscar la reactivación de la economía y para restablecer la confianza vapuleada seriamente por la crisis.

POR:
abril 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-04-30

A través de la “creación del conocimiento, el fomento de la innovación, el pensamiento crítico, la tolerancia y las mentes abiertas” como misión fundamental, las universidades preparan a los estudiantes para que ejerzan su rol en la sociedad y para que puedan responder a las frecuentes crisis que surgen en las sociedades. Es contundente el pensamiento. Un sistema educativo debe tener como objetivo central la preparación de los líderes públicos y privados para que no se amilanen ante las dificultades. La investigación, como objetivo de la educación en todos los niveles, debe proveer las habilidades para buscar la innovación en una sociedad moderna, precisa la declaración. Este objetivo marca la diferencia entre un país desarrollado y uno que no lo es. El avance de la ciencia depende del número de investigadores y de la dedicación de estos a su tarea. Para ello se necesitan recursos y por supuesto estímulos económicos. La Declaración recomienda redoblar los esfuerzos para invertir en investigación y desarrollo al menos el 2 por ciento del Producto Interno Bruto de los países, lo que representa una suma considerable. Si se cumple esta meta, dice la Asociación, se contará con 700.000 nuevos investigadores en Europa. No pueden correr el riesgo, enfatiza, de perder una generación de gente talentosa. Con la creación de fondos destinados a fortalecer la investigación, por el sector público y el privado, se garantiza el cumplimiento de la meta. También y ese es otro objetivo, la competitividad de las economías para defenderse en el comercio internacional. Las universidades, autónomas, flexibles y responsables, son cruciales para el futuro de Europa. Para responder a este objetivo la agenda que proponen es la siguiente: 1. Ampliar las oportunidades para que más personas accedan a la educación superior. 2. Fortalecer las carreras investigativas y los posgrados. 3. Reforzar los currículos para que los egresados respondan a los cambios del mercado laboral mediante las competencias y habilidades necesarias para ajustarse a esos cambios. 4. Reforzar la autonomía universitaria para garantizar la formación de líderes. 5. Aumentar y garantizar los recursos financieros para respaldar la misión de las universidades en el largo plazo. 6. Reforzar la calidad y la transparencia en la educación. 7. Promover la internacionalización y la movilidad de estudiantes y profesores. La de Europa es una lección que deberíamos seguir. '' La investigación, como objetivo de la educación en todos los niveles, debe proveer las habilidades para buscar la innovación en una sociedad moderna.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido