close
close

Finanzas

Desaceleración de la economía habría tocado fondo

PIB creció 2,8%, con impulso de construcción y de gasto público, mientras la recesión industrial impide un mejor resultado.

Desaceleración de la economía habría tocado fondo

Archivo Portafolio.co

Desaceleración de la economía habría tocado fondo

POR:
junio 21 de 2013 - 02:18 a. m.
2013-06-21

La desaceleración del crecimiento económico del país, que se comenzó a sentir luego de alcanzar su mayor ritmo en el tercer trimestre del 2011, parece detenerse.

El Dane informó ayer que el producto interno bruto (PIB), el valor de toda la producción del país, creció 2,8 por ciento en el primer trimestre del año, con respecto al mismo periodo del 2012.

En el tercer trimestre del 2011 llegó a crecer 7,9 por ciento y desde entonces comenzó a reducirse el ritmo. Sin embargo, ya van tres trimestres seguidos con crecimientos alrededor de 3 por ciento, es decir que la tasa no se ha reducido más.

La economía creció en el trimestre impulsada principalmente por la construcción (infraestructura, vivienda, oficinas, entre otras) que con su expansión de 16,9 por ciento aportó 1 punto de los 2,8 de crecimiento total. La infraestructura creció 17,5 por ciento, y edificaciones, 16 por ciento.

También se destaca el aporte del gasto del Gobierno para cumplir sus funciones: este rubro de servicios sociales y comunales creció 4,5 por ciento, y aportó 0,6 puntos del crecimiento.

En cambio, la industria sufrió una dura caída de 4,1 por ciento, con 20 de sus 25 subsectores, desacelerados. Así, este sector le quitó 0,5 puntos al crecimiento total.

“Sin duda, es el fin de la desaceleración económica”, comentó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y ratificó que la meta de crecimiento del PIB para todo el 2013 es de 4,5 por ciento.

El ex ministro de Hacienda José Antonio Ocampo también cree que la desaceleración tocó fondo, aunque no espera que las medidas del Gobierno tengan un efecto a tan corto plazo como se espera, ni que se alcance la meta de crecimiento oficial.

Por su parte, el investigador de Fedesarrollo Mauricio Reina dice que “la desaceleración tocó fondo. Hay señales de que no empeoraremos más. El mejoramiento, aunque lento, de Estados Unidos; el optimismo con los precios de materias primas; la reducción en tasas de interés generarán un impacto que aún no se siente”.

Frente al fuerte ritmo de las obras civiles, el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo, insistió en que “es prematuro afirmar que la locomotora de la infraestructura arrancó y está marchando a todo vapor”.

Según Caicedo, “el alto crecimiento de obras civiles está explicado, en cerca de 12 puntos, por la inversión hecha desde la minería. Solo 0,4 puntos son explicados por la infraestructura”.

En otros sectores, los minerales, que venían ‘sobre ruedas’, mermaron su marcha. Su crecimiento fue solo de 1,4 por ciento, con una fuerte caída en el carbón, de 21 por ciento, en el periodo de las parálisis del Cerrejón, por la huelga, y de Drummond, por una medida ambiental. El petróleo y el gas contrarrestaron la reducción, con 7,9 por ciento.

La agricultura creció 2,4 por ciento, y la más alta cuota la puso el café, que creció 18,8 por ciento. Esta es la consecuencia de la tecnificación del 94 por ciento del área sembrada en el país y del mejoramiento del clima para las cosechas.

El ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, dijo que aunque el resultado está lejos del crecimiento ideal, “ahora los crecimientos son consistentes”.

Frente al descalabro de la industria, el ex ministro Ocampo dijo que “la demanda de bienes industriales se está yendo a las importaciones. No es por demanda agregada, sino por la forma en que se da el ajuste en la balanza de pagos. Todo esto sucede por la revaluación”.

Pero justamente el aumento reciente del dólar estaría facilitando un mejor desempeño de la industria, y hay señales en ese sentido al menos en abril, aseguró el ministro Cárdenas.

EL DIFÍCIL MOMENTO DE LA INDUSTRIA NO SE DETIENE

Según Manuel García, experto de Skandia, una vez más, los problemas que está sufriendo el sector industrial y de manufactura, se evidencian en el crecimiento logrado por la economía. “Si bien el producto interno bruto (PIB) creció más de lo que esperaban muchos analistas, los cuatro trimestres consecutivos de desaceleración industrial deben llamar la atención de las autoridades sobre los problemas que está enfrentando el sector productivo y que, si se dejan agravar, luego tendrán repercusiones más fuertes sobre la economía”.

Aunque el consenso de analistas espera que en el segundo trimestre del año ya haya empezado el repunte de la economía, el director de Estudios de la Coalición para la Promoción de la Industria, Raúl Ávila, no está tan optimista. “Nos preocupa el dato bajo del PIB y el muy mal dato de la industria. Creemos que el segundo trimestre será aun peor y que tan solo veremos un repunte después de que salgan los datos de julio o agosto”.

El hecho de que subsectores que tradicionalmente tienen crecimientos altos, porque son productos básicos que no se dejan de consumir, estén desacelerados, inquieta a la Coalición.

Allí están por ejemplo, azúcar y panela, que tuvo una caída de 9,6 por ciento; aceites y grasa, que solo creció 1,1 por ciento, mientras que bebidas disminuyó en 1,2 por ciento.

“Con base en estos comportamientos, hemos estimado que la industria crezca tan solo un 0,5 por ciento al finalizar el 2013”, indicó Ávila.

No obstante, agrega que cabe la posibilidad de enderezar el barco. “Con la implementación de medidas estructurales para reactivar la industria nacional”.

Para García, hay que esperar a ver si la entrada en vigencia de medidas como “el desmonte de los parafiscales y la depreciación del peso en semanas recientes son suficientes para fomentar al alicaído sector industrial”.

OPTIMISMO CAUTELOSO

Las cifras divulgadas por el DANE confirmaron la perspectiva que teníamos en Fedesarrollo. La economía creció solo 2,8%, un ritmo muy similar al que se observó en el segundo semestre del año anterior.

Desde el punto de vista sectorial, la mayor sorpresa positiva radicó en el comportamiento de la construcción, con crecimiento de 16% en el subsector de edificaciones y de 17,5% en obras de ingeniería civil. En contraste, la inversión en maquinaria y equipo estuvo virtualmente estancada y aquella en equipo de transporte mostró una fuerte caída, de 11%, frente al año anterior.

Frente a las proyecciones que teníamos en Fedesarrollo, también sorprendió el pobre dinamismo del sector agropecuario, 2,4%, el cual llama la atención cuando se tiene en cuenta que la producción de café aumentó más de 23%. Tuvimos un virtual estancamiento en la ganadería, que creció apenas 0,5%, y en la agricultura no cafetera, que lo hizo en 1,0%.

La huelga en Carbocol y las sanciones a la Drummond generaron una reducción temporal de la producción de carbón que explica el muy pobre desempeño de la minería en el primer trimestre. El crecimiento del sector minero fue de solo 1,4%, que contrasta con las tasas de dos dígitos a las que nos habíamos acostumbrado a lo largo de varios años. Sin embargo, la cifra más negativa correspondió al desempeño de la industria manufacturera, cuya producción cayó en 4,1% con respecto a un año atrás.

Afortunadamente, existen varios indicios de que los pobres resultados obtenidos en el primer trimestre marcaron un punto de quiebre a partir del cual observaremos cifras más positivas en lo que resta del año. En Fedesarrollo mantenemos una proyección de 3,8% para el año completo. Esta cifra es ciertamente inferior al 4,5% que proyecta el Gobierno Nacional pero conlleva una dosis cautelosa de optimismo, en la medida en que prevé una recuperación hacia crecimientos superiores al 4% anual en los tres trimestres restantes.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido