Descontento en el agro

Un balance negativo para el sector agropecuario reportaron ayer los gremios que participaron en la negociación. La queja general es que se hicieron muchas concesiones a E.U. y fue poco lo que el país ganó.

POR:
febrero 28 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-02-28

En materia de maíz no se obtuvo el requisito de desempeño, que sí lo obtuvieron los países centroamericanos y como si fuera poco se permitió un contingente de dos millones de toneladas, cuando incluso Perú entregó 500.000 toneladas. Tampoco se establecieron mecanismos de defensa, como salvaguardias, en caso de que haya una entrada masiva del producto. En el caso de los trozos de pollo, el Gobierno colombiano aceptó el ingreso de 26.000 toneladas de cuota con un crecimiento de 5 por ciento y un arancel extracuota de 146,5 por ciento por un período de cinco años y una baja lineal en 18 años a partir del año seis. En cuanto al pollo condimentado, que mayor amenaza representa para la producción colombiana, tendrá un período de gracia de 10 años y una desgravación de 8, pero el arancel a desmontar es de 70 por ciento para las importaciones que no hagan parte de la cuota fijada. Además, no se garantiza la exportación de pechugas de pollo ya que no hay acceso real inmediato de los productos colombianos por medidas sanitarias y fitosanitarias. Si bien se fijó una cláusula de revisión en la que se establece que si hay exportación efectiva de pechugas puede permitirse una mayor importación de trozos de pollo, esta es muy débil, según el presidente de Fenavi, Jorge Enrique Bedoya. Rafael Mejía, presidente de la SAC, dijo que el Gobierno deberá aplicar una agenda para minimizar el impacto de la negociación.

Siga bajando para encontrar más contenido