Finanzas

¿Qué determina la calidad de la educación escolar?

Debemos reflexionar sobre cómo estamos en Colombia respecto de la idoneidad de nuestros docentes y pensar ambiciosamente sobre qué podemos hacer para alcanzar altos niveles de calidad.

POR:
junio 24 de 2010 - 05:00 a. m.
2010-06-24

Al plantear el tema de la calidad de la educación escolar, surgen puntos de vista muy diversos, aún entre conocedores de los asuntos educativos. Con frecuencia se trata de simples opiniones, sin fundamento en algún tipo de verificación empírica. Listas de factores que posiblemente tienen algún grado de incidencia -como la calidad de las instalaciones escolares, la preparación de los profesores y su remuneración, el tamaño de las clases-, pero cuya importancia relativa no se ha establecido.

Cuando los educadores o los empresarios, piensan en qué tipo de políticas formular para lograr mejoras sustanciales en la calidad de la educación de un país, se requiere entender, de manera objetiva, cuáles son los factores que determinan la calidad. Con este propósito, la prestigiosa consultora McKinsey, publicó en septiembre del 2007 un estudio comparativo sobre los sistemas educativos de 25 países de Europa, Asia, Norteamérica y Medio Oriente, incluyendo 10, cuyo desempeño escolar es sobresaliente. El objetivo central del análisis fue entender por qué los mejores sistemas tienen resultados muy superiores a los demás y por qué algunas reformas educativas han tenido éxito, mientras muchas otras han fracasado. El enfoque del análisis consistió en establecer qué tipo de acciones sobre el sistema educativo (políticas y gestión) se traducen en mejores resultados de enseñanza y aprendizaje en el salón de clase.

Como medida de la calidad educativa, se utilizaron los resultados obtenidos por cada país en las pruebas internacionales de conocimiento Pisa y su evolución a lo largo de varios años. La principal conclusión del estudio es que el factor crítico que explica los resultados de los sistemas educativos sobresalientes, es la calidad de los maestros. Y esos sistemas educativos hacen bien tres cosas: atraen a la profesión docente el mejor talento posible, desarrollan sus habilidades pedagógicas y apoyan el proceso de aprendizaje de los niños, para que todos reciban una excelente instrucción. En palabras de un experto de Corea del Sur, "la calidad de un sistema educativo no puede ser mejor que la calidad de sus maestros". Afirmación contundente que invita a enfocar los esfuerzos.

Para lograr que ingresen a la profesión docente muy buenos profesionales, existen diferentes caminos. Finlandia, primera en las pruebas Pisa en años recientes a nivel mundial, tiene criterios estrictos de admisión a facultades de educación de muy alto nivel. Uno de cada diez aspirantes es admitido. Singapur, por su parte, hace la selección a partir de los graduados de la carrera de educación. La remuneración es buena, sin ser la más alta en comparación con otras profesiones, pero es competitiva. Según la investigación, existe un aspecto de vocación en las personas que escogen la docencia como profesión. Sentir que pueden contribuir al desarrollo de las nuevas generaciones y, por esa vía, al de su país, es algo que los motiva.

Un aspecto muy importante, común en varios de los sistemas educativos sobresalientes, es el aprecio que la sociedad le otorga a la profesión docente.

Debemos reflexionar sobre cómo estamos en Colombia respecto de la idoneidad de nuestros docentes y pensar ambiciosamente sobre qué podemos hacer para alcanzar altos niveles de calidad en nuestros colegios públicos.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido