Día sin IVA: ¿hasta qué punto es buen negocio pagar a crédito?

En la pasada jornada, el 35% de los compradores utilizaron este medio de pago para cancelar sus compras.

Galería/ Consejos para un buen uso de la tarjeta de crédito

Santiago Rodríguez, experto en finanzas personales y profesor de la Universidad de los Andes, explica que a una tasa de interés de 28% el beneficio no es claro cuando se difiere a 12 meses.

POR:
Portafolio
junio 28 de 2020 - 04:01 p. m.
2020-06-28

Más allá del mal comportamiento de algunos de los ciudadanos que no atendieron las recomendaciones de bioseguridad en algunas ciudades del país en la primera jornada del día sin IVA, el comercio arrojó cifras positivas y reportó un crecimiento entre un 30% y 70% frente al mismo día del año pasado.

(Lea: Día sin IVA le ganó en ventas electrónicas a la Navidad del 2019)

El resultado también se evidenció en las compras hechas a través de los canales electrónicos dado que, según CredibanCo, red administradora y desarrolladora de medios de pago, se realizaron más de 1,3 millones de transacciones por un valor de casi $370.000 millones de pesos.

(Lea: Que el día sin IVA no se vuelva su pesadilla)

De igual forma, un estudio adelantado por el departamento de Investigaciones Económicas, Sectoriales y de Mercado del Grupo Bancolombia reveló que el 65% de las compras adelantadas por los consumidores se realizó con tarjeta débito y el restante 35% a crédito.

(Lea: Ideas para el día sin IVA en orden)

Asimismo, indicó que, de ese último porcentaje, el 37% realizó la compra de manera presencial y el 63% en canales electrónicos. El estudio además precisó que un 85% de los que utilizaron la tarjeta crédito para pagar difirieron la compra de 1 a 12 meses; mientras que un 4% de los compradores optó cancelar en un plazo de 13 a 24 meses y un 11% eligió un pago a plazos superior a 24 meses.

No obstante, el uso de la tarjeta no es lo más aconsejado cuando se quiere aprovechar este tipo de beneficios. Santiago Rodríguez, experto en finanzas personales y profesor de la Universidad de los Andes, explica que a una tasa de interés de 28% el beneficio no es claro cuando se difiere a 12 meses. “Acá el tema es que no fue gasto de un ahorro, sino que se está comprando al debe y el beneficio no es directo”, indica.

En ese sentido, Rodríguez comenta que en una coyuntura como la que atraviesa el país, las personas no compraron productos de primera necesidad. “Aquellos que compraron a crédito están comprometiendo unos ingresos futuros para pagar esas cuotas de las tarjetas de crédito”, sostiene.

Además recalca que hoy, con un desempleo del 20% y una incertidumbre de cómo va a ser la recuperación y la reactivación, uno debería comprar aquellas cosas que sí requiere y no disponer de un flujo futuro o de unos ahorros para comprar cosas que no son de primera necesidad. “En la medida que hay cierta incertidumbre hacia el futuro y no se sabe en qué momento se caen los ingresos, no es momento de usar la tarjeta de crédito y menos a cuotas de 12 o 24 meses”, precisa.

¿AHORRO PARA LOS QUE PAGARON A CRÉDITO?

Portafolio.co realizó el ejercicio de calcular cuánto podría costar para un colombiano un artículo que decidió pagar a plazos, teniendo en cuenta el ahorro que se ganaría con el descuento del IVA. Para el ejemplo se tomó uno de los artículos más demandados durante la jornada y se calculó bajo una tasa de interés mensual de 1,8%, que en promedio cobran los bancos, y la cuota de manejo, que en su mayoría oscila en los $21.000.

Así las cosas, por ejemplo, un televisor que el pasado 19 de junio estaba avaluado en $1’500.000, con el descuento del 19% del impuesto de IVA, los ciudadanos tendrían un ahorro de $258.000 y el precio final del producto quedaría en $1’215.000 si se pagara de contado.

A crédito y a una sola cuota el producto costaría al final del día $1’.257.870 y el ahorro sería de 242.130 teniendo en cuenta los $21.000 de la cuota de manejo y el interés mensual del 1,8%. A tres meses, el valor del televisor quedaría en $1'343.610 y el beneficio solo sería $156.390, mientras que a seis meses, el ahorro llegaría solo a los $27.780.

Para los que decidieron pagar a un plazo de 12 meses, no habría ahorro sino un gasto adicional de $229.240, sumados los intereses y la cuota de manejo de la tarjeta. Y para ese 11% que según el estudio de Bancolombia realizó el pago a 24 cuotas, el costo del televisor casi que se duplicaría, pues alcanzaría un valor final de $2.243.880 y se estaría pagando de más $743.880.

No obstante, vale la pena aclarar que en si la compra se hubiera hecho en un día normal y diferida a 12 meses, el valor final se incrementaría $576.000 y el televisor terminaría costando $2.076.000, es decir, que en el día sin IVA se ahorraría a lo largo de un año $346.560 en intereses y cuotas de manejo.


Portafolio.co

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido