Dian amplía plazo para la adopción de la facturación electrónica

La siguiente fase incluirá validación previa y en tiempo real de las facturas, lo que agilizará el proceso. 

Facturación electrónica

El objetivo de esta nueva prórroga es ayudar a las empresas en la adopción del nuevo sistema, dándoles más tiempo y, además, hacer que este proceso de adaptación no sea gravoso para las empresas.

POR:
Portafolio
diciembre 03 de 2018 - 03:31 p.m.
2018-12-03

La Dian amplió hasta el 1 de enero de 2019 el plazo máximo de la entrada en vigor de la obligatoriedad de facturación electrónica para los Grandes Contribuyentes.

“El objetivo de esta nueva prórroga es ayudar a las empresas en la adopción del nuevo sistema, dándoles más tiempo y, además, hacer que este proceso de adaptación no sea gravoso para las empresas, incorporando al sistema de facturación todas las funcionalidades previstas, como la factura electrónica como título valor que no están desarrolladas aún”, informó la entidad.

TIEMPOS DE IMPLEMENTACIÓN 

A pesar de que el 1 de diciembre de este año, los Grandes Contribuyentes deberán estar facturando electrónicamente en la fase actual, la Dian ha determinado que las empresas de este grupo que tengan dificultades técnicas o comerciales justificadas, puedan normalizar su ingreso máximo hasta el 1 de enero de 2019.

Por el contrario, las personas y empresas que no pertenezcan al grupo de los Grandes Contribuyentes, deberán empezar a facturar electrónicamente en la segunda fase del proyecto y de forma progresiva a partir del 2019, dependiendo de su actividad económica; para lo cual la Dian establecerá un cronograma.

Con estas modificaciones, el objetivo que persigue la Dian es que a partir del segundo semestre de 2019 la obligatoriedad se realice de forma gradual con los diferentes sectores, no todos de una sola vez, con el fin de que la masificación sea un éxito.

La entidad tributaria quiere que 2019 sea un año de transición para la adopción de este mecanismo, y no se sancione a quienes no lo hagan, por razones tecnológicas o de conveniencia comercial. De esta manera, en 2019 se realizarán todas las pruebas para que el sistema quede totalmente listo.

Según Seres, la adaptación de los plazos y la gradualidad de la obligatoriedad por sectores facilitará la transición a la factura electrónica y asegurará su éxito. “Como es habitual - indica Alberto Redondo, director de Marketing de Seres para Iberia y LATAM-, SERES estará ahí para hacer más fácil esta transición a las empresas. Nuestra propuesta facilita una migración sin traumas, a tiempo y sin riesgos. Somos un Proveedor Tecnológico autorizado por la Dian que actúa como Tercero de Confianza y en el que las empresas pueden externalizar su facturación electrónica”.

VALIDACIÓN DE FACTURAS 

Asimismo, la Dian plantea modificar y mejorar el sistema de validación de facturas para potenciar el ahorro de costes por parte de las empresas. En este sentido, en la fase actual de implementación del proyecto, la factura electrónica es verificada por la Dian tras su generación y la idea es que, en una segunda fase, la validación por parte de la Dian se realice en tiempo real. Es decir, con el nuevo sistema no será necesario acudir a un tercero para que éste valide las facturas electrónicas.

Por otra parte, todos aquellos contribuyentes que, a fecha de la modificación del sistema de validación (Grandes Contribuyentes, resto de obligados seleccionados por la Dian y aquellos que facturen de forma electrónica voluntariamente), estén facturando con el sistema de factura electrónica actual contarán con un período de transición lógico para migrar al nuevo sistema. De igual manera, la Dian pretende que todos estos desarrollos sean compatibles con los sistemas que utilicen los contribuyentes y los proveedores tecnológicos.

La nueva obligación en Colombia, al igual que en otros países donde se ha implantado la facturación electrónica, su puesta en marcha, irá acompañada de la aparición de multitud de propuestas. “Para evitar equivocaciones, - comenta Redondo - las empresas colombianas deben confiar, sólo, en proveedores autorizados que aporten una solución fiable y que realmente le aporte un valor añadido al negocio, siendo ésta la más adecuada para las necesidades específicas, presentes y futuras de la empresa”.

Siga bajando para encontrar más contenido