‘Dinamismo de la construcción nos permitirá crecer mucho más’

Corpacero, una empresa metalmecánica colombiana que en abril de este año cumple 50 años de haber sido creada, hizo recientemente una apuesta de 100 millones de dólares en una planta de productos terminados en Barranquilla.

POR:
febrero 28 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-02-28

En diálogo con PORTAFOLIO, el gerente general de la compañía, Raúl Eduardo García Rodríguez, critica medidas de reducción de aranceles para productos terminados de acero, porque incentivan la entrada de mercancía de dudosa calidad y pone en desventaja a los productores nacionales. Aún así, la empresa tiene planes de crecimiento este año en ventas y en producción, y de elevar en pocos años su nivel de exportaciones al 50 por ciento de sus ventas totales. ¿Los cambios arancelarios benefician a la compañía y pone a competir equitativamente la producción extranjera con la nacional? Fueron buenos en intenciones, pero el resultado es malo porque lo que hizo consistió en equiparar la materia prima con el producto terminado. Es decir, se redujo el arancel para los productos terminados y no se tocaron las materias primas que no se producen en Colombia, como el laminado caliente, que no se fabrica en cantidad suficiente, y se dejó el gravamen en 5 por ciento. Lo lógico hubiera sido que el laminado en caliente quedara en cero y el de producto terminado, no en 5 por ciento, sino en 10 por ciento, dado que se elabora en cantidad suficiente en el país. También lo equilibrado hubiera sido que el arancel del caliente quedará en cero y el laminado en frío, que se produce bastante en el país, lo pusieran en 10 por ciento. Fue prácticamente un acuerdo para que se importen productos de todo el mundo sin ningún tipo de calidad, pues hay tubería estructural de origen asiático en el mercado local que no cumple con normas de calidad, lo que es peligrosos para las construcciones. ¿Pero eso es parte de la competencia de Colombia en un mundo más abierto? No nos oponemos a la apertura, ni buscamos protección ni subsidios, ni que no se firmen tratados comerciales. Pedimos es igualdad de condiciones y que nos dejen en cero el arancel de la materia prima y no se equiparen los aranceles. Eso es jugar con fuego y peligroso, aunque ya hablamos con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y nos prometió revisar las medidas arancelarias. ¿De cuánto es el mercado de tubería estructural en el país y en qué se usa? Es de unas 19.000 toneladas anuales y sólo Corpacero puede producir 24.000. Son vigas y estructuras que se usan en construcciones, por eso importante que se controle la calidad de los productos importados. ¿La revaluación les pone competencia adicional? Sí, porque las importaciones entran más baratas, pero por eso no nos quejamos, porque es una variable que no controlamos. Creemos que aunque la inversión extranjera produzca revaluación, eso es bueno para el desarrollo del país. Sin embargo, a veces las mediadas que se toman no tienen en cuenta que Colombia tiene una base industrial diversificada, que es un activo muy importante desde hace varias décadas. Con otras medidas hay que generar soluciones para incentivar el uso de materiales que se elaboren con mano de obra colombiana de calidad. ¿Colombia no exige un monto mínimo de materiales de producción colombiana en las obras de infraestructura? Puedo decir que en absoluto, en otros países lo bancos de fomento financian los sectores nacionales y les exigen producto nacional en las obras. ¿Cómo le fue a Corpacero en 2010, teniendo en cuenta que la industria de la construcción marchó a buen ritmo? No podemos revelar el balance definitivo porque no ha sido auditado. Sin embargo, el crecimiento de las ventas fue 20 por ciento. Nuestro gran cambio, no obstante, será este año porque entra en plena operación un laminador con el cual estamos en capacidad de duplicarnos. Considero que el dinamismo de la construcción nos permitirá crecer mucho más que el 20 por ciento en ingresos. ¿Qué tiene de especial la planta de Barranquilla? Primero, está cerca del mar y nos permite profundizar nuestra penetración en los mercados internacionales. También nos facilita elaborar productos de calibre que hoy no se hacen en el país. Nuestros costos de logística internos se reducen unos 100 dólares por tonelada . ¿Cuánto exporta Corpacero? Esas ventas representan entre 20 y 25 por ciento de las totales, pero la meta en el corto plazo es llegar al 50 por ciento. ¿Los está afectando el aumento de los precios de materias primas como el acero? Sí, pero lo que preocupa es que oscilen hacia arriba o abajo (no se pueden hacer proyecciones ciertas de costos), aunque todo indica que prevalece el alza y con mayor duración, por la alta demanda mundial. Las oscilaciones de cotizaciones de materias primas no son buenas para los negocios. ¿Qué inversión tienen prevista este año? No es muy grande porque esta ya está hecha. Sin embargo, dedicaremos algunos recursos a consolidación y llevar las unidades al punto máximo de producción. ¿Cómo ve el futuro del país? Con gran optimismo, empresarios con ganas de hacer cosa nuevas, una nación que está superando la gran crisis de 1999, que fue la más fuerte de los últimos años. Las entidades financieras se ven sanas ahora y recuerde que en esa época se contagiaron de las dificultades internacionales, pero en esta eso no pasó. ¿Qué opina del alza de tasas de interés? Creo que el Banco de la República ha sido sabio en sus decisiones, aunque no deja de preocupar que haya alza de tasas en medio de revaluación. Su imagen En su tiempo libre, el gerente general de Corpacero, Raúl Eduardo García Rodríguez, se dedica a su familia y practicar deportes como tenis. Entre sus aficiones también está la historia y a acaba de terminar de leer un libro sobre Churchill e India. Gran parte de su trayectoria profesional la ha desarrollado en el Grupo Santo Domingo, en la época que controlaba Avianca, y ahora en Corpacero. Es un convencido del trabajo en equipo porque estima que es el único estilo que debe primar en las empresas. ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido