Director del Ciat busca reinsertarlo en la agenda de investigación y desarrollo del país

El uruguayo Rubén Echeverría se hizo cargo de la dirección del Centro Internacional de Agricultura Tropical (Ciat), con sede en Palmira (Valle del Cauca), hace ocho meses.

POR:
diciembre 25 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-12-25

Echeverría y algunos de sus colaboradores dicen que el trabajo se está haciendo, pero le resulta dispendioso jugar de local cuando por muchos años la entidad ha mirado, de forma particular, hacia África y el sureste asiático.

En diálogo con EL TIEMPO, Echeverría no ocultó su preocupación porque muchos donantes que tenía la entidad se han ido hacia otras partes del mundo, donde el hambre es mucho más que crítica y le quita recursos a la investigación agrícola.

Esa tendencia le ha representado al Ciat menos recursos y haberse sometido a varias 'reestructuraciones' laborales; sin embargo, no ha perdido su reconocimiento como uno de los 15 centros de investigación más importantes del mundo.

¿Cuál ha sido la estrategia para 'reinsertar' al Ciat?

Lo que estamos haciendo es contarle al país que tenemos la posibilidad tecnológica y científica de hacer la investigación agrícola que Colombia necesita; por otro lado, comenzamos a hacer alianzas con empresas y otros centros locales de investigación. Buscamos ser un socio más.

¿Es un trabajo suyo frente a esas entidades?

A la gente le ha gustado que un latinoamericano esté al frente de esta entidad; hablamos el mismo idioma y he estado aprendiendo hasta la misma jerga. Eso ayuda muchísimo.

¿Quién se hará cargo de la investigación para África y el sureste asiático?

Nosotros seguiremos haciéndolo, pues tenemos 100 personas trabajando directamente en África y 25 en el sureste asiático, pero ahora nuestra estrategia es acercarnos más a Colombia y a Latinoamérica.

Recordemos que todo lo que comen los europeos es de origen americano.

¿Qué considera como prioritario para el país?

Lo tradicional, lo necesario para el cambio climático y las frutas tropicales.

Hay una agenda de investigación 'tradicional' para la seguridad alimentaria, que sigue teniendo demanda para especies como el arroz, el fríjol, la yuca y los forrajes tropicales, la misma que ha venido haciéndose desde hace 40 años.

Hoy, por ejemplo, en los Llanos Orientales se necesitan pastos con resistencias o tolerancias a características como los suelos ácidos, las sequías o el ataque de plagas como el salivazo.

Una segunda - y nueva agenda- es cómo mejorar los escenarios para el tema del cambio climático; hoy los estamos 'mapeando' para cuando sean realidad los promedios de temperatura superiores a los dos grados centígrados.

Un tercer tema es el de las frutas tropicales y la necesidad de seguir investigando en las plagas y las enfermedades que las afectan.

Para todos los casos anteriores, tenemos la infraestructura para hacer la investigación que el país necesita; los laboratorios que están en nuestras instalaciones son públicos.

¿Cómo avanza la investigación en transgénicos?

Todo lo que se ha hecho es en arroz y yuca, pero todo está en invernaderos o en etapas de investigación en laboratorios.

¿Tiene problemas con el tema del financiamiento?

La investigación estratégica lleva tiempo y deben mantenerse grupos de científicos, mientras que los recursos de la cooperación internacional se han desplazado hacia el África y Asia, donde los índices de pobreza son muy altos con respecto a Colombia; sin embargo, debe saberse que en América Latina, hay muchas 'Áfricas' como Haití, Centroamérica, el noreste de Brasil y la zona Andina.

¿Qué ha hecho para que no se vayan los que financian?

Dos cosas: decirles que es un error irse, porque esta zona puede ser la despensa del mundo; la segunda, muchas de las experiencias que podrán tener en África y en Asia ya se han tenido acá, por lo que es mejor, hacer transferencia de las tecnologías que ya se tienen en en Latinoamérica.

¿Qué más le ofrece el Ciat a Colombia?

Mucho más. Por ejemplo, tengo en mis cuentas que hemos capacitado a no menos de 15.000 personas, en su mayoría colombianos, en todo tipo de tecnologías y hoy queremos seguir con este mismo propósito. Por ejemplo, para las personas mayores de 45 años que ya no vuelven a la universidad, pero necesitan nuevos conocimientos, les ofrecemos conocer in situ los resultados de la investigación. La gente puede ver, tocar y hablar con los investigadores.

¿Cuál es la agenda a corto plazo?

Estamos lanzando la fundación FundaCiat, dentro del parque Agronatura, con la que buscamos hacer alianzas con el sector privado, con el fin de poner en manos de la agroindustria los resultados de la investigación agrícola.

¿Cuál es la agenda a largo plazo?

Buscamos acercamientos con el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie) de Costa Rica, con el fin de recibir sus resultados de la investigación en cacao y café, que tanto se necesitan en Colombia; otra alianza, queremos hacerla con la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuária (Embrapa), con el mismo propósito. Además, buscamos trabajar en equipo con estos dos centros de investigación agrícola que son reconocidos en todo el mundo.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido