El drama de Camila: tiene un tumor y la deben operar

El drama de Camila: tiene un tumor y la deben operar

POR:
diciembre 25 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-12-25

En la mesa navideña de la familia Rodríguez Santos quedó un puesto vacío.

Le correspondía a María Camila Rodríguez, una colombiana de 24 años que lleva tres días en el aeropuerto de Barajas (España) esperando poder viajar a la 'tierrita'.

Su situación es muy compleja. María Camila debe llegar pronto pues debe someterse a una operación en el Hospital Militar este 29 de diciembre. Tiene un tumor en un seno.

Desconsolada y muy preocupada se mostró María Elisa Santos, mamá de Camila, quien el 24 de diciembre esperaba a su hija con buñuelos y plato frío.

"Ella está solita en Madrid. Mi hija vive en Barcelona porque está estudiando panadería y pastelería", le dijo a EL TIEMPO Santos, vecina del barrio Capellanía, en el occidente de Bogotá.

Compraron los pasajes en julio

Desde el pasado 16 de julio la familia Rodríguez le compró los pasajes a su hija para que los acompañara en la fiestas de fin de año y de pasó, se operara.

Los tiquetes los compraron en Air Comet y les costaron $ 2'500.000.

María Elisa se comunica con frecuencia con su hija, quien le cuenta que la soledad la está matando y que los colombianos que la acompañan en su agonía se sienten sin respaldo por parte del gobierno colombiano.

La espera ha sido tan larga que María Camila ha tenido que pagar hotel.

Sus padres, aquí en Colombia, han tratado de buscarle cupo en la aerolínea Iberia, pero ha sido imposible.

EL TIEMPO se comunicó con María Camila quien contó que al cierre de esta edición todavía habían 50 colombianos esperando en el aeropuerto de Barajas.

"Los más damnificados son los estudiantes. Ellos no tienen plata ni para comer. Una fundación estuvo aquí repartiendo leche y galletas a los niños", contó la joven.

Otro dramático caso conocido por este diario es el de Amelia López, una colombiana que vive en Sevilla y que ya no aguanta más espera. Debe llegar al país para atender la enfermedad de su padre, quien vive en Bogotá.

María Camila se mostró disgustada con el trato que el Gobierno colombiano le ha dado al tema.

"Los ecuatorianos y los peruanos ya viajaron. Sólo quedamos los argentinos y los colombianos", afirmó la viajera.

Por ahora no hay ninguna solución a la vista, pues el último avión con rumbo a Colombia llegó ayer.

Siga bajando para encontrar más contenido