Durante abril, virus no alcanzó a deteriorar la calidad de la cartera

El sistema financiero registró pérdidas por $17 billones, pero la banca ganó $2,7 billones. 

Más colombianos, vinculados a sector financiero: Asobancaria
POR:
Portafolio
junio 23 de 2020 - 11:53 p.m.
2020-06-23

Los efectos del coronavirus en Colombia hicieron que las cifras del cierre de abril del sector financiero mostraran una caída de las utilidades, que se ubicaron en una cifra negativa de $17,1 billones, frente a las ganancias de $36 billones que obtuvo al cierre del mismo periodo del 2019.

(Crecen créditos de consumo y baja la morosidad). 

Sin embargo, dichos resultados también mostraron las desvalorizaciones que los mercados presentaron desde mediados de marzo y que también golpearon las inversiones de los fondos administrados en el sector de pensiones y cesantías.

(Cartera total de entidades de crédito aumentó 2,8% a marzo). 


De todas maneras, aunque el sector financiero sigue registrando beneficios, no ha sido ajeno a la crisis de salud pública con los efectos sobre el entorno económico del país.

De acuerdo con Édgar Jiménez, del Laboratorio Financiero de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, “este sentido, al comparar los resultados de abril con los de un año atrás, es claro que hay una menor generación de beneficios para la banca que opera en el país. Sin embargo, frente al mes anterior, hay una mejora, particularmente en la línea extranjera”.

Los bancos registraron ganancias de $2,73 billones y junto con el resto de establecimientos de crédito registraron unas utilidades de $3,35 billones, la mitad de las que obtuvieron en el mismo periodo de 2019 cuando estas llegaron a los $7,3 billones.

Según el informe de la Superintendencia Financiera, las mayores pérdidas se registraron en los recursos administrados por los fondos de pensiones y cesantías con un balance en rojo de $17,5 billones.

Asimismo, el otro golpe se presentó en los activos administrados por las entidades fiduciarias los cuales generaron una pérdida de $4,8 billones.

De esa manera, los fondos administrados, que son recursos de terceros, presentaron un saldo de pérdidas a abril pasado de $24 billones.

Haciendo un balance de las cifras en rojo, las entidades del sistema financiero reportaron ganancias por $6,8 billones encabezadas por los establecimientos de crédito con $3,3 billones.

Por lo tanto, al descontar las ganancias de $6,8 billones frente a las pérdidas de $24 billones, el balance general muestra un resultado negativo de $17,1 billones entre enero y abril de 2020.

LA CARTERA DE CRÉDITOS MUESTRA DOS CARAS

Los indicadores de calidad de cartera del sistema financiero colombiano en términos generales al cierre de abril pasado reportaron estabilidad, e incluso, en muchos casos mejoras, lo que indica que la crisis todavía no está afectando ese importante indicador de las entidades.

Este hecho que se da en medio de la pandemia hacía pensar a muchos analistas en un desempeño negativo. Sin embargo esto ha sido superado (al menos de manera temporal) a causa de las medidas tomadas por el Gobierno Nacional y por el mismo sistema financiero en cuanto al aplazamiento del pago de las cuotas de créditos para los meses de abril, mayo y junio.

Para Jiménez “estos beneficios dados a pagos de cuotas hipotecarias, créditos de consumo e incluso empresariales han tenido un impacto significativo en la calidad del crédito en Colombia, que por el momento muestra estabilidad”.

El analista considera que hacia delante resultan fundamentales las medidas puedan tomarse en materia de reestructuración de crédito y plazos adicionales, “particularmente para créditos que deriven sus pagos de actividades que aún no hacen parte de los programas de reactivación económica y que deben contar con soporte estatal y del sector financiero para evitar cierres definitivos así como el consecuente castigo de la cartera que a nadie conviene y menos a los bancos”.

Para un analista que prefirió omitir su nombre, en el informe de la Superfinanciera “las cifras de la cartera pueden tener cierto nivel de encriptación pues la entidad permitió, a través de algunas circulares externas que algunas carteras no aparezcan como vencidas, justamente por el hecho de haber acompañado el ejercicio de prórrogas y periodos de gracia”.

En cambio, consideró, que “lo que sí hay que ver son las provisiones que sobre las obligaciones todas las entidades se han visto sometidas a realizar”.

LAS CIFRAS 

El saldo total de la cartera del sistema financiero llegó a $530 billones al cierre de abril, lo cual, de acuerdo con Asobancaria, representa el 49,5% del producto interno bruto.

Hay que recordar que por la casi paralización de la actividad económica en el cuarto mes del año ante las medidas de aislamiento decretadas por el Gobierno ante el avance del coronavirus, los establecimientos de crédito permanecieron suministrando alivios, prórrogas y nuevos créditos a personas y empresas.

No obstante, la oferta de crédito mostró un menor crecimiento, que correspondió justamente a la menor demanda por la semiparálisis económica.

De todas maneras la Superintendencia Financiera dijo que los desembolsos alcanzaron los $26,3 billones, lo que representa una disminución de $4,7 billones frente a la de abril del año pasado cuando la cifra llegó a los $31 billones.

La cartera comercial aumentó en el cuarto mes del año $5,7 billones, equivalente a una variación real anual de 8%. Para la Superfinanciera, esto corresponde al comportamiento de los desembolsos al sector empresarial equivalentes a $4,9 billones. En consumo y vivienda las variaciones reales anuales en abril fueron de 9% y 5,9%, menor al comportamiento del primer trimestre del año.

Asimismo, durante abril la cartera vencida, es decir la que tiene mora superior a 30 días, registró un saldo de $22,9 billones, equivalente a una variación real anual de -4,95%.

El valor del indicador reconoce simultáneamente tres efectos, según la Superintendencia:

Acá se explica el ingreso de los deudores que al 29 de febrero presentaban una mora entre 30 y 60 días en el programa de beneficios y además por el deterioro del saldo total de cartera de créditos al que no se le aplicó ninguna medida de congelamiento o periodo de gracia.

De la misma manera, las provisiones totales registraron un crecimiento real anual de 5,6 % en abril, hasta los $32 billones, de los cuales $6,1 billones era la de menor riesgo.

Dicho crecimiento es el más alto desde finales de 2019.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido