E.U. pisa el acelerador en restructuración automotriz

Washington/Agencias. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló ayer que el plan de restructuración propuesto por General Motors (GM) y Chrysler, dos de los fabricantes de vehículos más importantes del país, no era lo suficientemente ágil y anunció que les concederá un plazo limitado para solucionar sus problemas.

POR:
marzo 31 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-03-31

“Los planes presentados por GM y Chrysler el 17 de febrero del 2009 no determinaron un camino creíble hacia la viabilidad. En su forma actual, no son suficientes para justificar una nueva inversión substancial de recursos de los contribuyentes”, explicó el texto entregado por el grupo creado por Obama para analizar la situación del sector. GM tendrá ahora 60 días y Chrysler 30 para “reestructurase fundamentalmente”, para que Washington pueda invertir más dinero público en las dos compañías. GM ha recibido hasta ahora 13.400 millones de dólares y Chrysler, 4.000 millones de dólares. El Presidente dijo además que su Gobierno intentará alentar a los estadounidenses a comprar más vehículos fabricados en Estados Unidos ofreciendo incentivos fiscales a los compradores de autos nuevos. “No podemos, no debemos y no permitiremos que nuestra industria del automóvil simplemente se desvanezca, porque es un emblema del espíritu estadounidense”, indicó Obama. Pero el Presidente también dijo que el sector tiene que sostenerse a sí mismo, y no depender del dinero de los contribuyentes. De igual manera, Obama se refirió a la posibilidad de que los dos fabricantes se declaren en bancarrota, pero especificó que sería con “el respaldo del Gobierno”. LAS RESPUESTAS Ante los anuncios hechos en Washington, los dos fabricantes respondieron casi de inmediato. GM, después de anunciar la salida de su máximo directivo (ver nota anexa), señaló mediante un comunicado que el plan de la Casa Blanca para el sector del automóvil marca “una nueva era” para el país y “un momento definitivo en la historia” de la compañía. La empresa dijo que aprovechará los próximos 60 días para mejorar la viabilidad a largo plazo de la compañía, “incluida la reestructuración de las obligaciones financieras con los tenedores de bonos, sindicatos y otras partes interesadas”. Por su parte, Chrysler, que estaba pendiente de una fusión con Fiat para lograr su sostenibilidad, señaló horas después del anuncio de Obama que la alianza fue sellada con éxito. “Aunque reconocemos que todavía hay que resolver sustanciales obstáculos, Chrysler está comprometida a trabajar de forma cercana con Fiat, la Administración estadounidense, el Departamento del Tesoro y el Grupo Presidencial del Automóvil para asegurar el apoyo de las partes interesadas”, explicó Bob Nardelli, presidente de la compañía en un comunicado. '' Estoy seguro de que un GM más fuerte y saludable jugará un papel importante en revitalizar la economía estadounidense”. FREDERICK HENDERSON, PRESIDENTE DE GM '' Con la alianza anunciada, Fiat fortalece la capacidad de Chrysler para crear y preservar trabajos en Estados Unidos”. BOB NARDELLI, PRESIDENTE CHRYSLER '' Hay puestos de trabajo que no pueden ser salvados y plantas que no reabrirán. Entiendo la frustración de los empleados del sector”. BARACK OBAMA, PRESIDENTE DE E.U. General Motors estrena presidenteEl domingo en la noche, el presidente Barack Obama señaló que Rick Wagoner, presidente de General Motors (GM) no había sido capaz de hacer una restructuración seria en la empresa y, palabras más palabras menos, le pidió que se retirara del cargo. Wagoner, de 56 años, aceptó el pedido del mandatario y presentó su renuncia a la dirigencia del fabricante. En diciembre pasado, Wagoner había quedado con pocos amigos en Washington, después de que asistiera en su avión privado a pedir recursos públicos al Congreso para salvar a GM. Además, bajo su dirección la compañía perdió 82.000 millones de dólares en los últimos cuatro años y debió ceder su título de mayor fabricante de automóviles del mundo por ventas a Toyota. Wagoner había dicho que no renunciaría a menos que lo obligaran La compañía anunció entonces que Frederick Henderson, de 50 años, y quien se desempeñaba desde hace un año como jefe operativo, es el encargado de remplazar a Wagoner. Henderson, oriundo de Detroit, lleva casi 25 años en la empresa, done se ha desempeñado como vicepresidente y director financiero. Ahora él tiene la difícil tarea de revivir una compañía que está al borde del abismo. Mercados del mundo sintieron el 'estrellón' La Bolsa de Nueva York terminó ayer en una fuerte caída, afectado por las noticias sobre el sector automotor. El Dow Jones perdió 3,27 por ciento, el industrial Nasdaq cayó 2,81 por ciento, mientras que el S&P 500 sufrió un bajón de 3,48 por ciento. El Dow Jones Industrial Average bajó 254,16 puntos a 7.522,02 unidades y el Nasdaq, de alto componente tecnológico, descendió 43,40 puntos a 1.501,80 según cifras definitivas de cierre. “La tormenta en torno a General Motors tomó a los inversionistas por sorpresa”, subrayó Mace Blicksilver, de Marblehead Asset Management. La acción del fabricante cayó 25,41 por ciento, para cerrar en 2,70 dólares. Las bolsas del resto del mundo sintieron el coletazo producido en Washington. En Europa, la Bolsa de Londres cerró en baja de 3,49 por ciento, París cayó 4,27 por ciento y Francfort 5,10 por ciento. Lideraron la caída en varios mercados los valores automovilísticos, afectados también por el derrumbe de la demanda, como sus contrapartes estadounidenses. El índice Ibex-35 de los principales valores de la Bolsa de Madrid se derrumbó un 4,12 por ciento, al perder 326,50 puntos y cerrar en los 7.601,10 puntos al final de una sesión que registró la tercera mayor caída del año. El principal índice de la Bolsa de Milán, el SP/Mib, cerró con una caída de 6,57 por ciento a 15.269 puntos, hundida por los valores bancarios y la acción de Fiat. Los valores bancarios fueron también los que más sufrieron. Previamente, el índice Nikkei, en la Bolsa de Tokio cerró en baja de 4,53 por ciento debido a malas noticias sobre la producción industrial y automovilística. 2,7 dólares fue el precio de cierre de ayer de la acción de General Motors en la Bolsa de Nueva York. El índice Dow Jones registró una caída de 3,27 %. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido