En E.U. también proliferan las 'pirámides'

En E.U. también proliferan las 'pirámides'

POR:
enero 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-01-30

Las estafas piramidales como la de Bernard Madoff son cada vez más frecuentes en E.U., donde las víctimas de la crisis que quieren acceder a su dinero descubren a menudo que se ha esfumado.

Este mes aparecieron por lo menos media docena de casos similares al del financista, que permanece en detención domiciliaria en su lujoso apartamento de Manhattan a la espera de un juicio por un fraude.

El último a la fecha es el de Nicholas Cosmo, presidente de la inversora Agape World de Long Island, que también recurrió -aunque a menor escala- a un esquema Ponzi para estafar por 370 millones de dólares a 1.500 personas.

Sus clientes creían que el dinero era utilizado en préstamos comerciales, pero en realidad se esfumaba en una estafa donde los últimos inversionistas financian los falsos beneficios que reciben los anteriores.

Ese sistema fue el utilizado por Madoff en perjuicio de miembros de la comunidad judía y varios bancos internacionales, entre ellos el español Santander y el Credit Suisse.

Cosmo tiene 37 años y había fundado Agape World luego de salir de la cárcel en el 2000 tras cumplir una pena por una primera estafa a inversionistas de Long Island.

Tras ser detenido el lunes pasado, Cosmo compareció el jueves ante un juez federal que decidió mantenerlo tras las rejas mientras sus abogados y los fiscales siguen negociando las condiciones de una libertad bajo fianza.

Cosmo es simplemente el último de una lista que se va alargando desde que estalló el escándalo Madoff.

El martes pasado fue detenido Arthur Nadel, otro financista especializado en fondos 'golondrina' y que estaba prófugo, acusado por la fiscalía de un fraude por varios millones de dólares.
Una empresa de Georgia, CRE Capital Corporation, recurrió a un montaje piramidal para realizar una estafa por 25 millones de dólares.

Su presidente James Ossie presuntamente estafó a unos 120 clientes con la carnada de un jugoso rendimiento de 10 por ciento que llegaba en sólo 30 días.

En Filadelfia, Joseph Forte amasó desde 1995 unos 50 millones de dólares de unos 80 clientes atraídos por promesas aún más embriagantes y rendimientos del 18,52 al 37,96 por ciento, pero según el organismo regulador bursátil norteamericano (SEC) "perdía plata con las pocas inversiones que realmente efectuaba".

George Theodule, un financista haitiano de Nueva York, no se quedó atrás y llegó a prometer a sus clientes un beneficio del 100 por ciento en 90 días. Estafó a clientes, mayoritariamente haitianos, por unos 23 millones de dólares.

Siga bajando para encontrar más contenido