Finanzas

Escenario preocupante: proyectan deuda pública alta para próximos años

Para este año, el Gobierno estima que el país cerrará con un endeudamiento de 66,8%, un dato histórico luego de estar en niveles de 49,3% en el 2018.

Deudas

Según el Ministerio de Hacienda, la deuda pública del país en los próximos años sería superior al 60% del PIB.

iStock

POR:
Portafolio
junio 17 de 2021 - 02:18 a. m.
2021-06-17

En la presentación de la hoja de ruta para la economía del país, en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (Mfmp), el Minhacienda reveló que el nivel de deuda pública no bajará del 60% del PIB para los próximos años, lo que preocupa a algunos analistas y lo que podría, entre otras cosas, presionar al alza la inflación, las tasas de interés, impulsar la devaluación del peso y, asimismo, incidir en una mala noticia por parte de las calificadoras de riesgo sobre Colombia.

Precisamente, José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda, manifestó en la presentación del documento que la deuda de Colombia subió a niveles históricos durante 2020 y se prevé para este año suba aún más por cuenta de los gastos extra que ha tenido que hacer el Gobierno y por los menores ingresos tributarios.

(Lea: Ya es oficial: Duque presentará la tributaria 2.0 el 20 de julio).

Según los cálculos del Mfmp, mientras en 2019 la deuda pública del Gobierno Nacional Central era de 50,3% del PIB, en 2020 el monto subió a 64,7% y para 2021 se prevé que ascienda aún más, a 66,8%. Y el endeudamiento seguirá subiendo hasta 2024 y bajaría de nuevo a partir del 2025 hasta el 2032. Sin embargo, según esas estimaciones, el monto no volvería por debajo del 60%.

Llama la atención, por otro lado, que ese panorama difiere de uno más optimista que planteó el exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en la presentación del Plan financiero del Gobierno para 2021, cuando apuntaron que la deuda podía caer a 59% del PIB hacia 2030.

Ahora bien, como lo planteó Restrepo, a través de un mayor crecimiento económico y una reducción del déficit fiscal a través del proyecto de reforma tributaria, llamado Inversión Social, se espera que se pueda reducir la deuda, pero desde 2023 será necesario un nuevo ajuste fiscal.

(Vea: Uribismo presentó detalles de su propuesta de reforma tributaria).

Según el documento, entre el 2023 y el 2026 se necesitaría un ajuste de 0,6 puntos porcentuales del PIB para cumplir con la regla fiscal, que es esa herramienta con la que el Gobierno mantiene estables las finanzas públicas. Y a partir del 2026, la necesidad de ese balance va cayendo a 0,4 puntos porcentuales del PIB.

En la misma línea, aun cuando el Proyecto de Ley de Inversión Social sobre el cual viene consensuando el Gobierno nacional con sectores políticos, gremios y sociedad civil es un primer paso en la dirección correcta, se hace un llamado a no perder de vista que este es el primer paso en un ajuste fiscal de dos etapas. Una vez cesen por completo los efectos de la pandemia del covid-19, se requerirán nuevos consensos que permitan actualizar el sistema tributario para que, elevando las fuentes permanentes, se siga avanzando en progresividad, eficiencia, simplicidad y competitividad”, apunta el Minhacienda en el documento.

(Vea: Minhacienda ha recibido cerca de 2.000 comentarios para la tributaria).

José Manuel Restrepo

José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda

Archivo particular

¿QUÉ RIESGOS TRAERÍA?

Ahora bien, con ese panorama sobre la mesa los analistas apuntan a que ese nivel de deuda tan alto para los próximos años traería consecuencias sobre la capacidad de gasto del Gobierno, así como una rebaja de la calificación por parte de las firmas de riesgo, como Moody’s y Fitch, quienes tomarían una decisión sobre el país en las próximas semanas.

(Vea: Petróleo cuadraría las cuentas del Gobierno por dólar más caro).

Para Ramón Javier Mesa, profesor de economía de la Universidad de Antioquia y miembro del Comité de regla fiscal, “el problema del mayor endeudamiento es el resultado de la necesidad de financiar un mayor gasto público ante el lento dinamismo de los recaudos impositivos”, precisó.

Las consecuencias se pueden ver reflejadas en un mayor servicio de la deuda, que seguramente aumentará los niveles de gasto, presionando las expectativas inflacionarias, las tasas de interés y una mayor devaluación del peso

COMPARTIR EN TWITTER

Además de esas consecuencias negativas sobre la capacidad de gasto de Colombia para los próximos años, en el corto plazo, eso podría impulsar una decisión negativa por parte de las calificadoras de riesgo con respecto a la nota de Colombia.

Según un informe realizado por Ben Ramsey, director de análisis económico de Latinoamérica para JP Morgan y economista jefe para Colombia, y Katherine Marney, de la misma firma, “no nos queda claro si las agencias calificadoras (Fitch y Moody’s) van a esperar la aprobación de la reforma tributaria para tomar una decisión sobre sus respectivas perspectivas negativas”, dijo, y agregó que el Mfmp puede ser un insumo clave, pero si las calificadoras lo ven demasiado tímido u optimista, “incluso en el mejor de los casos para la reforma, es posible que no necesiten esperar mucho más para apretar el gatillo”.

De hecho, Renzo Merino, VP senior de análisis de Moody’s, dijo en días pasados que tomar una decisión tendrán en cuenta la mejora de las cuentas gubernamentales y las métricas de deuda en los próximos años.

(Vea: Deuda pública externa de Colombia creció 20,9% en el último año).

Ahora, en lo que coinciden los expertos es que el país tendrá que buscar unas salidas permanentes al déficit fiscal, después de que pasen los peores momentos de la crisis por cuenta de la pandemia. Por eso es que retornar y reforzar la regla fiscal, que se suspendió el año pasado, será clave para que se asegure estabilidad de las finanzas públicas.

La intención del ancla fiscal busca estabilizar los niveles de endeudamiento en la medida que se pueda garantizar una reforma tributaria que estimule un círculo virtuoso que permita, la perdurabilidad del gasto social, que reduzca la informalidad, promueva la formalización laboral y fomente una cultura tributaria en pro de la recaudación eficiente de impuestos”, concluyó.

MARÍA CAMILA GONZÁLEZ OLARTE
Periodista Portafolio
Twitter: @CamilaGolarte

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido