Educando a Bill Gates: de adolescente rebelde a magnate de la informática

Educando a Bill Gates: de adolescente rebelde a magnate de la informática

POR:
abril 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-04-30

 Ese hombre, Dorm Braman, había fundado su propia empresa y más tarde se convirtió en un oficial de la Marina de EE.UU., alcalde de Seattle y viceministro de transporte.

Cuando Bill y Linda hicieron caso al psicólogo y le dieron más libertad al joven Bill, éste se dio cuenta de que si ya no tenía que probar su posición frente a sus padres, ahora lo que tenía que descubrir era cuál era su relación con el mundo.

Libertad inusitada

Desde los 13 años, Bill gozó de una libertad inusual para los muchachos de su edad. Pasaba algunas noches fuera de casa para utilizar las computadoras de la Universidad de Washington. Antes de terminar la secundaria, dejó los estudios por un tiempo para trabajar como programador en una planta eléctrica en el sur de Washington.

En lo que sería su primera colaboración con Paul Allen, con quien en fundaría Microsoft, diseñó "Traf-O-Data", un aparato que contaba los autos que pasaban por una sección de la carretera.

Sus padres optaron por apoyarlo. Por ejemplo, no se opusieron cuando Bill decidió abandonar la Universidad de Harvard y mudarse a Alburquerque, en Nuevo México, con el objetivo de fundar Microsoft. Y esa fue una decisión difícil de respaldar. "Mary y yo estábamos preocupados. Creo que ella un poco más que yo", recuerda Bill padre. "Nuestras expectativas eran las normales de la gente que envía a un hijo a la universidad: que consiga un título".

El apoyo de la familia fue lo que llevó a Gates a que trasladara la sede de Microsoft a Seattle, donde se instaló en una casa no muy lejos de la de sus padres.

Gates padre ayudó a su hijo a reunir a gente importante de los negocios de Seattle para que formaran parte de la junta directiva de Microsoft. En 1980, Bill llevó a su padre a la cena en la que persuadió a su amigo Steve Ballmer ¿el actual presidente ejecutivo de la compañía¿ a que dejara sus estudios de posgrado y se uniera a Microsoft.

La vena filantrópica

Después del ascenso meteórico de Microsoft, la madre de Bill presionó a su hijo para que empezara a pensar en la filantropía. Una noche en la oficina de su padre, una persona que estaba presente recuerda que Bill discutió con su madre porque le estaba instando a que donara dinero.

"Sólo estoy tratando de dirigir mi compañía", le dijo bruscamente, según la fuente. Gates dice que no se oponía a la filantropía en ese momento, sino que simplemente no quería distraerse de sus responsabilidades en Microsoft.

Pero a medida que la riqueza de Bill crecía, también se acumulaban las cartas de peticiones de organizaciones benéficas locales. Gates decidió que consideraría la filantropía con seriedad tras dejar sus responsabilidades en Microsoft, lo que pensaba hacer después de cumplir 60 años. Sin embargo, ese plan se aceleró después de que a su madre le diagnosticaran cáncer de seno. Mientras luchaba contra la enfermedad, siguió presionando a su hijo para que hiciera más por la filantropía. Mary murió en junio de 1994.

Unos seis meses después, mientras hacía cola en un cine con su hijo y su nuera Melinda, Gates padre volvió a plantear la idea de la filantropía. Sugirió que él podría dedicarse a revisar esas solicitudes de donaciones.

Una semana después, el magnate del software sacó unos US$100 millones de las arcas de la compañía y fundó la fundación que su padre dirigiría. Ese día, Gates padre se sentó en la mesa de la cocina y firmó el primer cheque: una donación de US$80.000 para un programa local contra el cáncer.

Ahora, es consciente de que las cosas serán distintas con su hijo y su mujer al frente de la fundación. Después de 53 años, ha aprendido a darle espacio a su hijo. "Tiene ideas muy fijas para algunas cosas", dice.

"La dinámica de la familia es no discutir sobre esas cosas porque es una pérdida de tiempo".

Siga bajando para encontrar más contenido