Empresarios exportadores con espíritu social

Rehabilitar y sociabilizar a más de 10.000 mujeres cabezas de familia y en alto riesgo, durante 30 años, en Bogotá, Medellín, Cali, Pereira, Armenia, Bucaramanga, Cúcuta y La Caro se han convertido en el principal aporte social de la Fundación Miquelina al país, y en su mejor carta de presentación.

POR:
febrero 28 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-02-28

Una nueva alternativa de vida tanto espiritual como laboral es la razón de ser de esta institución, dirigida por la hermana Esther Castaño Mejía, que ha pasado por diferentes etapas empresariales, primero en 1977, fue un pequeño taller de confecciones; luego, una mipyme; en 1996, se constituyó en una entidad sin ánimo de lucro; y en el 2000, dio un gran salto al constituirse en empresa social generadora de recursos. Esta condición empresarial implica que no recibe aportes de ninguna entidad del Estado o de carácter privado, pero que sí está atenta a captar todas las oportunidades de trabajo y negocio para desarrollar sus actividades comerciales, en donde emplea toda la fuerza laboral que durante años ha capacitado y entrenado en diferentes disciplinas como confección, corte y bordado industrial. Experiencia que se traduce en mano de obra especializada al punto que exporta a Londres (Inglaterra) el 92 por ciento de su producción de chaquetas para hacer montañismo y alpinismo y que comercializa la firma Paramo Limited. Esta alianza estratégica con la firma europea se ha convertido en la principal fuente de ingresos, ante el elevado costo de mantenimiento de la ambiciosa obra social que comprende: la ciudadela Micaela, ubicada en el barrio 20 de Julio de Bogotá, donde funciona un albergue para madres solteras; un jardín infantil, el programa Terapéutico Atocha, la Cooperativa Miquelina; la construcción del barrio Juan José Rendón; las escuelas de capacitación en bordados, confección, tejidos, mesa y bar; la biblioteca virtual; una fábrica de traperos; y la Fundación Creaciones Miquelina. El capital humano es el recurso más valioso de la Fundación. Fuerte compromiso social Así como los compromisos de producción son exigentes, las mujeres que entran en los programas de capacitación adquieren un nuevo rol en sus familias, al contar con un empleo fijo y con unos ingresos con los que pueden garantizarles a sus hijos la educación, la alimentación y la cobertura de la seguridad social. Esta labor intenta crear mujeres nuevas, rescatarlas, hacerlas laboralmente activas, capaces de darle un vuelco a su vida y de tener armas espirituales para combatir la adversidad y las circunstancias difíciles que la sociedad les ha impuesto. Diego Fernández Sánchez, gerente general de la Fundación, asegura que el compromiso social de esta obra es tan fuerte que se sienten muy estimulados cuando los talleres de capacitación están llenos de mujeres que llegan por diferentes situaciones, pero que logran al final convertirse en personas útiles. Actividad exportadora La competencia internacional y la producción que cumple con los estándares de calidad internacionales, le ha servido a esta empresa para ser calificada y premiada por tener el mejor perfil exportador, tanto por Proexport, como por Portafolio y la Asociación de Pequeños y Medianos Industriales (Acopi). Experiencia internacional que demuestran las cifras: hace 30 años, a través de la oficina de Paramo en Colombia, comenzó el proceso de maquila de 80 chaquetas para invierno. Pasaron los años y gracias al Plan Vallejo que les permitió importar la materia prima sin aranceles para fabricar las chaquetas, realizan hoy todo el proceso para competir con marcas, como Nike, en el mercado de Londres y Estados Unidos. La calidad de las chaquetas obedece a una mano de obra calificada y a la importación de maquinaria y de insumos para fabricarlas y garantizar los detalles que caracterizan estas prendas: no permiten que pase la humedad ni por las costuras ni por las cremalleras o cierres. La comercialización en Europa corre por cuenta de Paramo Limited y significa ingresos por 2,3 millones de dólares al año. Con la entrada del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos indudablemente se le abrirán nuevas oportunidades de negocio a esta fábrica que cuenta con la certificación de calidad ISO 9.001/2000, que genera 252 empleos directos y más de 1.000 indirectos. Los resultados hacen parte de estrategias de comercialización que, sin duda, han colocado a Creaciones Miquelina en un lugar privilegiado. Estrategias que han forjado la creación de diferentes marcas como: Micaela Bordados, una rama especializada productos de lencería y hogar; Qué Camello, artículos de dotación para empresas; Quiz, línea de uniformes para colegios; y Vip, ropa deportiva. Las cuatro marcas facilitan la comercialización de la producción en Colombia y el exterior.

Siga bajando para encontrar más contenido