Empresas han restado importancia a pruebas sicotécnicas para contratar personal

Ahora son más un requisito que cumplen para mostrar objetividad en su proceso de contratación, que una forma para garantizar la vinculación de los trabajadores más calificados a sus nóminas.

POR:
marzo 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-03-31

"Muchas veces el empleado está elegido desde antes", explica Luz Mery Carvajal, coordinadora de una investigación sobre el papel de la psicología organizacional en las empresas que llevan a cabo profesores y estudiantes de la Universidad Javeriana desde hace tres años.

A través de análisis de casos, los investigadores han establecido además que dichas pruebas se realizan de forma deficiente en empresas de servicios temporales, encargadas de encontrar trabajadores para otras empresas.

"Las hacen en fotocopias mal hechas, les dan a los aspirantes menos tiempo del que necesitan y los ubican en lugares incómodos o inapropiados", dice Carvajal.

Además, muchos de las pruebas son producidas en el exterior y utilizadas en el país sin contextualización, de manera que los resultados no reflejan de forma pertinente las capacidades del aspirante, ni se acoplan verdaderamente a las necesidades del cargo y de la empresa.

Al final del proceso de selección los candidatos, favorecidos o no, tienen derecho de conocer sus resultados, una práctica poco o nada utilizada en el país.

"Si no pasaron las pruebas, las empresas deberían decirles a quienes se presentaron en qué fallaron y para qué son buenos", indica la psicóloga, quien resalta que esto podría contribuir a hacer el proceso un poco más humano.

La investigación de la Javeriana se ocupa también de los cambios que han sufrido el mercado laboral y las exigencias de los empleadores a la hora de contratar.

"Están pidiendo trabajadores divertidos, con habilidades comunicativas y para quienes el único interés sea su trabajo", indica Carvajal, para quien "el trabajador dejó de ser un ser humano y se convirtió en objeto de consumo que necesita venderse" para vivir.

La edad y el aspecto físico siguen jugando un papel determinante a la hora de contratar. Las condiciones actuales exigen a los empleados ser personas jóvenes, bien presentadas, flexibles y que se adapten a cualquier escenario laboral.

"En otras palabras que se le midan a todo. Y rápido", dice la psicóloga para llamar la atención sobre la situación, que, asegura, hace que se excluya del mercado laboral a muchos trabajadores con buen potencial. 

Siga bajando para encontrar más contenido