Entidades sin ánimo de lucro, sin imporrenta

La Reforma plantea incluir como sujetos pasivos del impuesto de renta, tanto a los gremios, como a las fundaciones sin ánimo de lucro.

POR:
septiembre 29 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-09-29

No entendemos por qué la odiosa discriminación que hace el Gobierno de incluir como entidades no sujetas al impuesto de renta a las iglesias, asociaciones y congregaciones religiosas, a las juntas de acción comunal, a los sindicatos, a las ligas de consumidores, o a los colegios, universidades o cualquier institución educativa sin ánimo de lucro, y no incluir a los gremios y a las demás entidades sin ánimo de lucro. Como es de conocimiento general, en el caso concreto de las asociaciones gremiales, los ingresos provenientes de su actividad, verbigracia, cuotas de afiliación y sostenimiento, normalmente no son suficientes para cubrir los gastos de funcionamiento y operación de tales entidades, siendo por regla general deficitarias las actividades que se ejecutan dentro del giro ordinario de tal campo, lo anterior se refleja en las dificultades que a diario se presentan en los gremios para solventar su permanencia institucional. El hecho de gravar con el impuesto de renta a la tarifa del 32 por ciento, asimilando la actividad gremial como la de una empresa, desconoce los principios de equidad, eficiencia y progresividad consagrados en el artículo 363 de nuestra constitución política y que deben ser tenidos en cuenta dentro del nuevo Estatuto Tributario. Las entidades gremiales son creadas para garantizar el derecho de participación ciudadana, y el derecho fundamental de asociación establecido en los artículos 38 y 39 de nuestra Constitución. Al incluirlas, peligra su estabilidad económica y su propia existencia. Por otro lado, las entidades sin ánimo de lucro tienen como finalidad la ayuda a los sectores menos favorecidos de la población y cubren las falencias del Estado. No es conveniente desde ningún punto de vista gravar sus ingresos como constitutivos de renta, pues ya de por sí es una labor titánica la consecución de recursos, para además agravar su situación con el cobro del impuesto de renta. 32 por ciento sería el imporrenta a los servicios que prestan los extranjeros. Hoy es de 10%.

Siga bajando para encontrar más contenido