El error peruano

No. Su principal error -compartido por Colombia y la vasta mayoría de América Latina- es no entender aún cómo se negocia políticamente con E.U. Ya llevamos más de cuatro décadas lidiando con la Oficina Comercial de los E.U. (Ustr) y aún no entendemos, por lo general, que a dicha entidad y a sus funcionarios les es terminantemente prohibido tener en cuenta consideraciones políticas. Este fue el mandato del Congreso de los E.U., en 1962, cuando le asignó la negociación de todos los acuerdos comerciales, y éste sigue siendo el caso, más que nunca, hasta el día de hoy. En estas condiciones, encargar a cuatro ministros de Estado (de Comercio y Turismo, Agricultura y Salud, bajo el liderazgo del primer ministro Pedro Pablo Kuczynski) el finalizar la negociación bilateral del TLC con la segunda al mando del Ustr (embajadora Susan Schwab), en un mismo recinto físico y contra el reloj, constituye un evidente suicidio político. Quedan así ‘condenadas a ente

POR:
diciembre 23 de 2005 - 05:00 a.m.
2005-12-23

No es mejor, desde luego, el entendimiento colombiano en la materia. Basta con recordar el carácter surrealista de las varias reuniones ‘políticas’ organizadas por el Ministerio de Comercio y nuestra Embajada en Washington, antes de la última Ronda de Cartagena, entre congresistas del ‘cuarto de al lado’ de Colombia y la representante adjunta Regina Vargo. Peor aun ha sido el cabildeo realizado a destiempo ante el Congreso de los E.U. en aspectos temáticos específicos (antes que generales) y con participación de nuestros negociadores técnicos. En tales ocasiones, se violaron dos reglas de oro washingtonianas: no anteponer la competencia legislativa del Congreso a la prerrogativa negociadora del Ejecutivo y evitar abrir un inconveniente canal de presión directa del Congreso a nuestros negociadores. Los resultados están a la vista: Charles Grassley, presidente del Comité de Finanzas del Senado, promoviendo directamente su agenda política (y la de su estado, Iowa) ante el negociador Hernando José Gómez (en comunicación del 18/11/05) y la misión comercial del Comité de Medios y Arbitrios de la cámara que viajó a Colombia, Ecuador y Perú en julio pasado, pidiéndole al Ustr, en su informe final, publicado en septiembre, desestimar… ¡todas las inquietudes de las cuales tan bien le informamos los tres países! Igualmente equivocadas resultaron las manifestaciones públicas del Presidente de la República, a inicios de octubre, de que firmaría “rapidito” el TLC, ‘aunque cayeran rayos y centellas" y, en el "Consejo abierto" sobre el TLC del 12/11/05, de que "no … muy optimista" con relación a nuestros pedidos de acceso para la cadena de azúcar, ante una "oferta mundial de azúcar… muy sombría". Hay un procedimiento previsto en E.U. para elevar la discusión comercial al nivel político pero dicho mecanismo -en el cual participan conjuntamente los segundos al mando de una decena de entidades oficiales, por medio del llamado ‘Comité Interinstitucional de Coordinación’ (también denominado ‘de Subsecretarios’ y ‘de Política Comercial’ o, familiarmente, la ‘caja negra’) -es interno y no se publicita, además de tener sus propios tiempos y movimientos. El mecanismo tiene que surtirse, con convocatoria, reunión y todo, así las llamadas telefónicas del Presidente de la República y las gestiones recientes de cinco ministros de Estado de Colombia ante sendos homólogos en el escenario de Washington D.C. lograran convencer a estos últimos, como es muy posible, de la bondad de apoyar nuestras tesis en cada tema relevante de la negociación. Si no se entiende el proceso decisorio de la contraparte ¿cómo esperar negociar exitosamente con ella, aun teniendo a los negociadores más profesionales y mejor preparados de la región, como los tenemos? En agricultura, Perú logró menos que Cafta. La única manera, para Colombia, de lograr algo más consiste en mantener tercamente sus posiciones ‘políticas’ y darle tiempo a la ‘caja negra’ para que opere. Ya habrá tiempo para examinar con E.U. cómo evitar una discontinuidad transitoria entre el Atpdea y el futuro TLC . Tomás Uribe Mosquera Consultor internacional

Siga bajando para encontrar más contenido