El espíritu de superación a veces no es suficiente

Con la dirección de Jorge Alí Triana se estrena La muerte de un viajante, un montaje basado en la obra de Arthur Miller.

POR:
agosto 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-08-30

El protagonista es Willy Loman, un viajante de profesión, de 63 años y trabajador infatigable que siente que debería retirarse y disfrutar de una bien merecida vida tranquila, rodeado de su familia y sus amigos. Sin embargo, poca gente lo recuerda y tiene buenas palabras para él. Tras una discusión con su jefe es despedido y necesita pedirle ayuda a su vecino, situación que constantemente le recuerda su desdicha. Debido a un desliz con una mujer, el protagonista ve acentuadas sus penurias al tener que mantener una serie de mentiras con su esposa. Esto provoca resentimiento por parte de su hijo. Intenta aprender de sus errores, inculcando a sus hijos el espíritu de superación que cree que los sacará de la mediocridad, pero la falta de visión realista acaba por demostrar la mentira del sueño, acelerando la caída. La única solución parece ser cobrar el seguro, a costa de su muerte. Con eso les dejaría suficiente dinero a sus hijos como para empezar con una base sólida y progresar. Sólo su familia asiste al funeral, donde uno de los hijos se empecina en seguir el sueño allá donde su padre lo dejó, mientras que el otro decide que el sueño es equivocado y no merece la pena gastar más esfuerzo. Como vendedor, Loman no fabrica nada, pero los frutos de su trabajo son sueños y esperanzas, dice la crítica. La obra es protagonizada por Luis Fernando Montoya, Jenniffer Steffens, Juan Sebastián Aragón, Manuel José Chaves, Waldo Urrego, Gerardo Calero, Camilo Sáenz, Constanza Camelo, Ricardo Leguízamo, Fabio Veloza, Jimena Durán, Mónica Martínez. Calle 95 No. 47-15 49 fue el año en el que se publicó ‘La muerte de un viajante’, obra que consagró a su autor Arthur Miller. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido