Estaría cerca el fin de bajas de tasas del Banco de la República

El Emisor ha disminuido en cinco oportunidades este año el costo del dinero de sus operaciones de liquidez al mercado.

Banco de la república

Desde marzo, cuando la covid- 19 llegó al país, el Emisor ha disminuido en 2 puntos porcentuales el costo del dinero que pone en el mercado en sus operaciones de corto plazo hasta llevarlo a 2,25%.

POR:
Portafolio
agosto 30 de 2020 - 06:56 p.m.
2020-08-30

Este año, por cuenta de la crisis económica generada por las acciones para tratar de evitar la expansión del coronavirus, el Banco de la República ha bajado cinco veces las tasas de interés y varios analistas concuerdan en que el espacio para hacer más reducciones -como la que se podría dar hoy- se estaría agotando.

Lea: (¿Qué tanta inmunidad para el coronavirus se ha creado en Colombia?)

Desde marzo, cuando la covid- 19 llegó al país, el Emisor ha disminuido en 200 puntos o 2 puntos porcentuales el costo del dinero que pone en el mercado en sus operaciones de corto plazo hasta llevarlo a 2,25% y que por un proceso de transmisión, que puede llegar incluso a demorarse un año y medio, también baja el costo de los créditos para estimular la economía.

Lea: (Crédito del Emisor, la fórmula de la Andi para salvar empresas)

En el más reciente informe de expectativas del Banco de la República, el promedio de los analistas consultados ve la tasa de intervención en el 2%, un descenso de 25 puntos básicos respecto al nivel actual de 2,25% y consideran que la eventual baja de hoy sería la última del año.

Lea: (Tasa del Emisor: 2% al final de 2020)

De igual forma, el promedio apuesta porque el Emisor mantenga la tasa en torno al 2% hasta al menos junio de 2021, momento en el que más expertos empiezan a subir sus expectativas de que haya aumentos.

En general hay un acuerdo en que el efecto (transmisión como lo llaman los economistas) de la disminución del costo del instrumento de intervención del Emisor hacia las demás tasas en el sistema financiero se ha comenzado a dar, pero este elemento, en sí mismo, no es efectivo si no comienza la reactivación.

Y ese elemento se deberá comenzar a dar con la apertura cuidadosa y ordenada de todos los sectores.

Aunque como lo dice Camilo Pérez, director de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, también se debe presentar “una combinación en la que la incertidumbre también disminuya y junto a las bajas tasas eso beneficie a la economía”.

No obstante algunos contemplan que las tasas podrían llegar a bajar hasta tres veces más este año debido a que los indicadores económicos de julio y agosto aún son débiles. 

Así lo considera Julián Cárdenas, economista de Protección, quien está convencido de que el de hoy no será la última disminución del banco central y dice que incluso de ser necesario, la tasa podría cerrar este año en 1,5%, es decir dos recortes adicionales.
Además, el analista dice que la transmisión de las tasas no se ha sentido tanto pues los hogares están afectados. “No porque se les baje las tasas los hogares van a salir a comprar pues la gente está cuidando sus recursos y no se ve tan clara la transmisión. Aunque consideró que hay un efecto y es necesario que el emisor baja más”.

La política monetaria del Banco de la República, según análisis de Edgar Jiménez, del Laboratorio Financiero de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, sí está ayudando a la economía pues “el bajo costo del dinero ha impulsado un mayor número de emisiones de bonos de deuda de empresas, que adicionalmente aprovechan la liquidez que hay en el mercado para obtener recursos con un costo más bajo” del que obtendrían con crédito bancario. Incluso, dice, quienes no recibieron prórrogas o periodos de gracia de los bancos están pudiendo renegociar tasa de sus créditos para disminuir carga financiera.

Pero adicionalmente, al contar con un bajo incremento en el costo de vida, producto de la baja demanda por la crisis, el Emisor todavía puede contar con munición para seguir engrasando la máquina del motor de la reactivación.

INFLACIÓN LO PERMITIRÍA

Alejandro Martínez Country Manager de LVA Indices indica que “existen razones para pensar que se podría presentar por lo menos una disminución más en la tasa de intervención. La primera es que la inflación anual de julio se situó en 1,97%, por debajo del rango meta del banco de la República. La segunda, es que el desempeño económico está muy por debajo de su crecimiento potencial; por tanto, la entidad buscará impulsar una rápida recuperación económica”.

Para Juan Pablo Espinosa, director de Investigaciones Económicas, Sectoriales y de Mercado de Bancolombia, aparte de la baja de hoy, el Emisor hará otra antes de fin de año y la llevará “a una tasa terminal de 1,75%”. El analista enfatiza que las decisiones del banco central han servido para mantener unas condiciones adecuadas de liquidez y promover un funcionamiento satisfactorio de los mercados financieros en medio de los grandes retos que ha traído la pandemia.

Además, dice, “las bajas tasas de interés serán un elemento fundamental para reactivar la economía una vez que el efecto de la covid-19 en el país se disipe”.

Por su parte, José Ignacio López, jefe de investigaciones económicas de Corficolombiana dice que las otras medidas adoptadas por la entidad también han servido para otorgar liquidez a la economía, asegurar el funcionamiento adecuado del sistema de pagos y estabilizar los mercados financieros, luego de las volatilidades de marzo y abril.

“Las menores tasas de interés, en conjunto con las medidas de alivio a deudores de la Superfinanciera, aliviaron la carga de las empresas y los hogares, y evitaron un deterioro acelerado y profundo de los indicadores crediticios y financieros”. Asegura que las tasas de corto plazo -como el IBR, la DTF y los rendimientos de los bonos de deuda pública (TES) a 1 año- han incorporado prácticamente todo el recorte de 200 pbs, mientras que las tasas de los depósitos mayores a un año, las colocaciones de crédito y los rendimientos de los TES de la parte media y larga han disminuido en menor proporción.

SERVIRÁN EN LA REACTIVACIÓN

Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria dice que lo importante que va a pasar con las tasas es que van a servir “con la reactivación de la economía, que será el otro año”. Y señala que la gente está pidiendo menos crédito y los bancos tienen mayor aversión al riesgo.

Felipe Campos, director de investigaciones económicas de Alianza Valores dice que “las tasas tampoco son una bala de plata pues las empresas pueden hay un problema de solvencia” y señala que el Emisor hizo su trabajo y le corresponde al gobierno arrancar la máquina de la reactivación.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido