Estrategias para vivir muy saludable y feliz

Hoy se vive una tendencia y es la del cuidado personal, a través de alternativas saludables que le permitan seguir siendo productivo, pero a la vez consentirse, dormir bien, comer bien, sacar tiempo para la recreación y reducir el riesgo de enfermedad.

POR:
mayo 31 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-05-31

Dos de esas propuestas están a cargo de los doctores Gilma Esther Garrido, especialista en medicina biológica y estética, y de Santiago Rojas, paliativista y experto en medicinas complementarias, quienes aceptaron la invitación de la Guía de la Salud de Portafolio, para hablar del tema. Deje atrás el agotamiento Aprender a comer es el primer paso de esa nueva tendencia de buenos hábitos y que interesa directamente a los ejecutivos. Al tener un plan adecuado, se reducen el estrés y el agotamiento, propios de quienes dedican buena parte de su vida al trabajo. De igual forma, se evita el insomnio y otros problemas derivados de las largas jornadas laborales. Para Glima Esther Garrido, especialista en medicina biológica y estética, esto significa simplemente “dejar a un lado la comida chatarra y procesada, sin necesidad de seguir dietas estrictas ni pasar hambre, sino crear hábitos más saludables a partir de los productos y frutos de la naturaleza. “La propuesta es comer cinco veces al día alimentos saludables, provenientes de la naturaleza, como las frutas, las verduras, los granos y las carnes, excepto el cerdo (ya que inmunológicamente genera muchas alergias), lácteos deslactosados y preferiblemente bajos en grasa; evitar el consumo de harinas refinadas, como bizcochos, galletas, harinas rápidas y de grasas trans, para mejorar los niveles de glicemia en el cuerpo y mantenerse activo, saludable e incluso evitar el envejecimiento prematuro. Todo esto complementado con la toma de dos litros de agua al día (ya que el 70 por ciento de nuestro cuerpo es agua), para mantenernos hidratados”. El segundo aspecto, dice la doctora Garrido, es realizar actividad física diaria. Esta puede ser desde una práctica deportiva reconocida, asistir regularmente al gimnasio o hacer pequeños cambios en la rutina diaria, como dejar el carro parqueado un poco más lejos a la hora de hacer una diligencia para caminar más, utilizar menos el ascensor o, simplemente, caminar al menos tres horas a la semana a un parque o por un centro comercial”. Como el exceso de trabajo puede ir generando estrés, insomnio y otra serie de problemas, que frenan la productividad, la idea es regular esas jornadas y que no excedan, como máximo, las diez horas laborales. Así mismo, hay que asegurarse de brindarle al cuerpo un sueño reparador, de al menos cinco o seis horas, y sacar al menos una hora semanal para desconectarse de todo, por medio de una actividad lúdica, ya sea lectura, cine, asistir a una exposición de arte, a un espectáculo musical, un curso de baile o, incluso, tomar algún curso de Programación Neurolinguística (PNL ), para aprender mejores herramientas discursivas y emocionales. El yoga, el reiki y los pilates conforman una serie de terapias adicionales que contribuyen al mejoramiento de la calidad de vida y se deben realizar al menos tres veces por semana, en sesiones de mínimo cuarenta minutos. “Estas actividades generan mayores niveles de dopamina, hormona que ayuda a mantener el cuerpo activo, lo que mejora la capacidad laboral y mantiene la mente activa, preparada para manejar mejor el estrés”, señala la doctora Garrido. También es clave sentirse bien consigo mismo. Esto quiere decir, disfrutar del trabajo, de la familia, de la compañía de la pareja, estar a gusto con lo que se ha obtenido y proyectar sueños y expectativas a futuro, para alejar los problemas emocionales y vivir con plenitud cada momento de la vida. - A detoxificar el cuerpo Un aspecto fundamental es lo que la doctora Garrido llama detoxificar (drenar o limpiar) el cuerpo, para eliminar la contaminación derivada del smog, la radiación y el excesivo contacto con elementos electrónicos, así como también de los problemas emocionales. La medicina biológica brinda medicamentos completamente naturales, provenientes de minerales, animales y plantas, que ejercen un poder de inmunoestimulación en las células, ayudándolas a recuperar sus funciones naturales, y que se pueden combinar con tratamientos tradicionales como purgas, para cuando el cuerpo es atacado por parásitos, como las amebas. Un plan de detoxificación que se realiza dos veces al año (después de vacaciones de mitad de año y en diciembre). HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido