Euforia mundialista provoca millonarias pérdidas a comerciantes brasileños, dicen estudios revelados hoy

La gente no se despega del TV y se caen las ventas; en contraste, hacen 'su agosto' pequeños comercios dedicados a vender camisetas, cornetas, banderas y sombreros alusivos al mundial.

POR:
junio 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-06-30

En Rio de Janeiro la facturación cae a la mitad los días que juega el equipo de Dunga, y es todavía peor cuando se produce un 'feriado largo'.
   
Esto ocurrirá en el próximo juego de Brasil, ya que se enfrentará a Holanda el viernes por la mañana y si alcanza una victoria, difícilmente los fanáticos regresarán a sus trabajos hasta el lunes.
   
"Las tiendas cierran más temprano y no vuelven a abrir. Sólo los centros comerciales reabren, y así mismo el movimiento es muy poco", evaluó Aldo Gonçalves, presidente del Club de Directores de Tiendas de Rio de Janeiro.
   
Según el comerciante, la caída de las ventas supera los 55 millones de dólares en conjunto para las tiendas, excepto aquellas dedicadas a vender pequeños artículos vinculados directamente con el Mundial.
   
"Esa gente está contenta con la Copa, pero es una porción pequeña", explicó Gonçalves, citado por la oficial Agencia Brasil.
   
Pero el balance es todavía peor si se proyectan las pérdidas en caso que la 'verdeamarela' alcance la final del campeonato.
   
"Si Brasil llega a la final, estamos hablando de 1.000 millones de reales (unos 550 millones de dólares) de pérdidas para el comercio de todo el estado de Rio de
Janeiro", advirtió Daniel Plá, director de la Asociación Comercial de Rio.
   
En Sao Paulo, mientras tanto, los comercios empiezan a perder clientes dos horas antes que la selección brasileña ingrese a la cancha en cada partido, según un estudio de la Asociación Comercial de Sao Paulo (ACSP).
   
Cuando la 'selecao' juega por la tarde, se produce un incremento de ventas en la mañana, que no llega a cubrir las pérdidas.
   
El estudio incluye una consulta al Servicio Central de Protección al Crédito, que registra una caída que puede alcanzar el 95 por ciento en las ventas a plazo durante los partidos. 

Siga bajando para encontrar más contenido